viernes, 15 de octubre de 2010

El falso Batman español desenmascarado

Hubo una época en la que los países hispanoparlantes no exitían para los EEUU. Constituían, apenas, lejanos sitios subdesarrollados que no representaban ninguna amenaza para sus negocios. Y por ello, hasta bastante entrados los ochentas, lugares como la Argentina se encargaron de editar historietas de personajes famosos sin pagar ni un centavo en concepto de derechos de autor (aún recuerdo la espantosa versión autóctona de Robotech). Por supuesto que nadie en USA, ni en Japón, se enteraban de ello.

El caso del falso Batman español es notable. En 1948 la editorial mexicana Novaro (recordada por popularizar los cómics de superhéroes con espantosas y entrañables traducciones) todavía no existía, y el personaje creado por Bob Kane cumplía apenas nueve años de vida. Dos jóvenes españoles deciden entonces lanzar una historieta llamada "Robin y el murciélago" para ganarse algunas pesetas. El dibujante Julio Rivera (Platillos Volantes, Tony Sextant chevalier de l'espace, Dracurella, El Caminante del Cosmos), y el guionista Walter Benson (pseudónimo de un escritor con pudor) copian descaradamente viñeta a viñeta las historias que les llegan del país del norte.

Al poco tiempo se animan a crear sus propias historias, dotando a los protagonistas de una belicosidad que poco respetaba el espíritu de los originales: Robin sale a cazar malechores a los tiros, y el hombre murciélago no duda en descargar un arsenal de granadas contra chinos y mafiosos.

La serie no tuvo demasiado éxito y desapareció antes de llegar a los 15 números. Comparto a continuación algunas portadas de esta obra maestra del plagio descarado.














El original (clic para ampliar)

La copia (clic para ampliar)





Algunos números vía RS

Vía Mediafire

Vía 4Shared

2 comentarios:

juan pablo dijo...

eso no existe, mancharon el sagrado nombre de batman, aunque me parece mucho mejor que el de adam wst

Klaatu3000 dijo...

No seas hereje. El Batman de Adam West está fuera de cualquier discusión. Adam era Dios.