domingo, 7 de diciembre de 2008

Navidad Negra (Black Christmas – 1974)

Se prenden las luces de los arbolitos, los villancicos comienzan a sonar en el aire, Papá Noel inunda las publicidades televisivas con su aire bonachón, la gente repite “felicidades” hasta cuando estornuda... Algo hay que hacer para contrarrestar tanta barbaridad. Y por eso, en lo que resta del año, haremos un repaso de aquellas películas navideñas que no hablan precisamente de “noches de paz”. Cintas fundamentales para pasar unas fiestas divertidas, a pura adrenalina, o que simplemente nos enfrentan con el lado más bizarro de la vida. Porque nos merecemos algo más que comedias idiotas...

Para empezar nos remontaremos al año 1974, a Canadá. Años antes del super éxito Porky's (1982), película que marcaría la tendencia de las comedias adolescentes de las décadas siguientes, el director Bob Clark haría algo semejante con el género de los Slashers (subgénero del cine de terror donde un psicópata al que no se le ve el rostro anda matando jóvenes por ahí).

Aunque Noche de Brujas (Halloween, 1978) de Carpenter es considerada la pionera, Black Christmas ya ofrecía los elementos básicos que luego serían copiados hasta el infinito en todas las demás. El uso intensivo de cámaras subjetivas, el ocultar los rasgos del asesino, los jóvenes como víctimas mayoritarias, y los asesinatos “creativos” y sangrientos se utilizaron como un todo por primera vez en esta película. Incluso el toque navideño resultaba novedoso ya que no contaba con antecedentes tan directos. Films anteriores como Psicosis (Psycho, 1960), Peeping Tom (1960) y Bahía de Sangre (Reazione a catena, 1971) de Mario Bava aportaron de forma separada algunos de estos condimentos, pero sin esta estructura.

La primera víctima

La historia se centra en las jóvenes integrantes de una fraternidad que comienzan a recibir llamadas obscenas. El asunto se torna serio cuando una de ellas desaparece. El asesino entonces da rienda suelta a su locura a través de las imitaciones de varias voces tanto masculinas como femeninas, suplicantes o desgarradoras, y que largan un compendio de insultos que deben haber sonado bastante fuertes para los espectadores de los 70s.

Margot Kidder interpreta a Barb, la liberal del grupo, justo antes de saltar al estrellato con su interpretación de Lois Lane en Superman (1978). John Saxon, actor recurrente en películas de terror y ciencia ficción, es el detective que tratará de resolver el entuerto. Y la argentina Olivia Hussey, conocida por sus papeles en Romeo y Julieta o como la virgen María en Jesús de Nazaret, ambas del director Franco Zeffirelli, compone a la aparentemente cándida Jess, la real protagonista de la historia.

La protagonista, cuando era joven y nadie sabía que se llamaba Olivia Osuna, porteña de nacimiento

Pasado el tiempo, el elemento sorpresa de la película ha quedado desgastado. Muchas de las situaciones y las falsas pistas ya no engañan a nadie (incluso para la época de producción, algunas ya habían sido utilizadas). Pero hay que reconocer que aún consigue generar un clima de inquietud y angustia, sobre todo en la forma en que se retrata la residencia en penumbras y en las escalofriantes llamadas del psicópata, emitiendo chillidos y gemidos que ablandan al más valiente.


Muy buen trailer hecho por fanáticos. El original mostraba demasiado.

Sin hacer abuso de las muertes (se ven muy pocas, sin regodearse en la carnicería ni en la sangre), el desarrollo también puede parecer algo lento para los tiempos que corren, pero es indudable que sigue siendo una pieza de visión obligada para todos los amantes del terror.

En 2006 se estrenó una remake que no he visto, pero que a juzgar por los comentarios merece ser quemada a fuego lento.


ASÍ SÍ: Innovadora y generadora de tendencias. Final inquietante. Se revela lo justo sobre el asesino.


ASÍ NO: ¿Los áticos no forman parte de ninguna investigación policial?





Ficha IMDB

0 comentarios: