martes, 23 de diciembre de 2008

Los expedientes secretos de la Navidad I

¿Qué se festeja realmente el 24 y 25 de diciembre? ¿Nos han mentido todos estos años como nosotros lo hacemos con Papá Noel? Saquen sus propias conclusiones: aquí están, estos son...los secretos mejor guardados sobre la Navidad.

SIGNIFICADO

La palabra Navidad proviene del latín nativitas, que significa nacimiento, y que celebra precisamente la natividad de Jesús. La iglesia católica, la anglicana, algunas protestantes y la ortodoxa rumana la celebran el 25 de diciembre. Otras iglesias ortodoxas que no aceptaron el calendario gregoriano, la celebran el 7 de enero.


Los angloparlantes la denominan Christmas, que significa literalmente “misa (mass) de Cristo”. En algunas lenguas germánicas se la llama Weihnachten, que significa “noche de bendición”.

ORIGEN

La navidad no existía entre los cristianos antiguos ya que la costumbre en los primeros siglos era conmemorar las muertes, no los natalicios. Su celebración no proviene del Nuevo testamento ni de los apóstoles, ya que ninguno de ellos hace mención de la fecha del nacimiento de Cristo.

Si se considera que en los evangelios se nombra a los pastores cuidando los rebaños al aire libre, es muy probable que el suceso tuviera lugar en una estación diferente al invierno, probablemente entre abril y mayo, la primavera del hemisferio norte.

Clemente de Alejandría, allá por el 200 DC, indicaba que ciertos teólogos egipcios habían puesto el 20 de mayo del vigésimo octavo año de Augusto como fecha del natalicio. En el 221, Sexto Julio Africano atribuyó tempranamente el 25 de diciembre para el evento.

La Iglesia Romana introduce el festejo en el siglo cuarto de nuestra y la oficializa recién en el siglo quinto como fiesta cristiana. La fecha del 25 de diciembre es proclamada en el año 345 gracias a San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianzeno, tomando como referencia las fiestas paganas de la Saturnalia y la Brumalia. La primera era un festejo romano que abarcaba desde el 17 al 24 de diciembre, y se caracterizaba por el intercambio de regalos y siete días de grandes banquetes en honor a Saturno, dios de la agricultura. La brumalia coincidía con el 25 de diciembre, el día más corto del año, el solsticio de invierno, y que representaba el nacimiento del Sol. Todo fue una inteligente movida del papa Julio I para favorecer la conversión al cristianismo de los romanos sin que tuvieran que abandonar sus festividades.

Así se celebraba la Saturnalia

Otras celebraciones que coinciden con el solsticio son el nacimiento de Frey, dios nórdico del sol naciente celebrado por los germanos; el advenimiento de Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra de los mexicas; y el Cápac Raymi, fiesta del sol todopoderoso de los Incas.

En la siguiente entrega: la navidad es prohibida, y cuál fue el origen del arbolito.

0 comentarios: