martes, 3 de febrero de 2009

El Caserón de las Sombras (The Old Dark House, 1932)

Pocos directores pueden vanagloriarse de haber filmado clásicos sin repetir el género. Robert Wise fue uno de ellos, con El día que paralizaron la Tierra y La Novicia Rebelde como ejemplos. James Whale, muchos años antes, fue otro. Inició su carrera con producciones de corte bélico, pero también supo incursionar por la comedia, el drama, la aventura y el musical. Y el cine de terror, por supuesto, por el que sería reconocido muy a pesar suyo.

El director de La Novia de Frankenstein y El Hombre Invisible acababa de filmar para la Universal el gran superclásico del cadaver revivido, el Frankenstein de 1931. La crudeza de la película, la sobrecogedora actuación del ignoto Boris Karloff, y el maquillaje de Jack Pierce dieron forma a un éxito que, junto al Dracula de Browning, desató la moda por el terror y acaparó a los primeros fanáticos del género.

No era de extrañar que el estudio pidiera repetir la fórmula, con el mismo equipo técnico y con Karloff (convertido ya en superestrella) y Whale al frente. El resultado fue El Caserón de las Sombras, un magnífico thriller con características pocos habituales para la época. Haciendo uso de un sentido del humor bastante siniestro, presenta a personajes bastante atrevidos y con diálogos impropios de la época.

La dueña de casa le pone los puntos a los visitantes

Todo comienza con una noche de tormenta y unos viajeros aislados por una imprevista inundación. La única solución es pedir resguardo en una oscura casa recortada por los rayos del funesto temporal. Los anfitriones serán una mujer algo sorda y de mal carácter, y su tímido hermano, que son asistidos por un amenazador sirviente mudo (Karloff, que como en el papel anterior no emite más que balbuceos). Ante el rechazo inicial de la dueña de casa (se escandaliza al ver como una de las mujeres del grupo, la amante ocasional de un gordito millonario, deja tocar sus pies desnudos), se les brinda alimento y sillones para que duerman. Sueño que no podrán conciliar debido a los horrores que esconde la casa y que irán revelándose de a poco.

"Ese DiCaprio es un mantequita, no es tu tipo querida"

Para empezar, el sirviente se emborracha y se transforma en un gigante enloquecido y violento. Los hermanos, por su parte, mantienen a su padre de 102 años encerrado en una habitación superior sin mostrar la más mínima piedad. “Está loco”, argumentan. Y además está la habitación cerrada con candados y que oculta el secreto familiar que corona su historial de desequilibrios.

A los aciertos mencionados anteriormente hay que sumarle el excelente trabajo del director de fotografía Arthur Edenson. El clima general del film nos retrotrae a los más profundos miedos infantiles y que aún de adultos permanecen agazapados en un rincón: las tormentas nocturnas, los rayos, los truenos, el ruido del viento aullando como un animal agonizante, los caserones en penumbras, los pasillos vacíos, las sombras danzando a la luz de las velas... y la locura.

La protagonista, a punto de pegarse el cagazo de su vida

El momento del climax, a pesar de sacarnos una carcajada involuntaria, resulta lo suficientemente efectivo como para acompañar la risa con un ligero escalofrío. Por la incertidumbre con que arranca la escena y por la excelente actuación de Brember Wills. Otros actores reconocidos del film son Charles Laughton (que como director alcanzó la gloria con la clásica La Noche del cazador), Melvyn Douglas (ganador de los premios Oscar, Tony y Emmy) y Gloria Stuart (la Rose anciana del Titanic de Cameron).

Una película de terror poco común para los años 30s y que no debe faltar en ninguna videoteca. Un clásico.

Fragmento del film

Datitos varios: por un conflicto con los derechos de la obra original, la Universal la retiró del mercado y no la exhibió durante décadas. El rol del anciano padre de 102 años fue interpretado por John Dudgeon, que en realidad era una mujer, la actriz Elspeth Dudgeon. Hubo que esperar a 1996 para poder disfrutar de la versión remasterizada, ya que las copias sobrevivientes eran de muy mala calidad. James Whale, gay declarado, era muy mal visto en Hollywood debido a las “fiestas” que solía dar en su mansión con jóvenes correteando por allí. Terminó suicidándose, deprimido al ver como la vejez deterioraba su cuerpo. En 1963 William Castle filmó una película con el mismo nombre y que no era una remake. Una frase: Gladys Ducane refiriéndose a su futuro prometido: “creo que no se adapta a estos tiempos de fábricas, publicidad engañosa, economía sumergida...” Año 1932, 2009... hay cosas que parece nunca cambiarán.


¡ASÍ SÍ!: La estética expresionista presente en cada fotograma.


¡ASÍ NO!: Sobra la historia de amor, que parece puesta para brindar el infaltable final feliz. Karloff no se luce lo suficiente.



Ficha IMDB

3 comentarios:

Gloria dijo...

En general, todo el mundo que comenta esta película suele coincidir en que la historia de amor está un poco metida con calzador... Aunque la verdad es que ya está en la novela original. Aunque a la novela original le falta el sentido del humor que Whale otorga a la película, auténtico acierto que convierte a este filme en clásico y parodia del género a la vez.

El reparto es excelente. Esta película fue el "estreno" en Hollywood de mi admirado Charles Laughton, aquí en un -no demasiado usual en su carrera- papel de buena persona, aunque con trauma de fondo -esto sí que era más usual, ja, ja...-

Es una lástima que muchos distribuidores de video no vean más allà del Whale "director de Frankestein". Afortunadamente, se ha recuperado ésta película, pero estaría bien que alguien editara, por ejemplo "Journey's End" o "Waterloo Bridge"

Klaatu3000 dijo...

Gracias por comentar. Voy a ver si consigo el libro original para comparar.

He visto muy poco de Charles Laughton, será tarea de este año conocer mejor sus trabajos.

Gloria dijo...

La novela original se titula "benighted" Y es de J.B. Priestley. He de decirte que en la novela no hay el sentido del humor de la película (que fue idea de Whale) y entra más en la categoría de drama psicológico.

Si quieres saber más de Laughton, yo quizá te recomendará empezar con "Testigo de cargo", basada en una obra teatral de Agatha Christie. Es una película que "entra" muy bien, tiene un repartazo y está dirigida por Billy Wilder (esta película, más las que te menciono despues, se han editado todas en DVD y algunas se suelen emitir por televisión de tanto en tanto)

Mi segunda recomendación sería la única película que dirigió Laughton "La noche del Cazador" una inusual fábula oscura que tal vez te guste si te gusta James Whale (no quiero con eso decir que sea como una película de Whale... pero es mejor que la veas y lo compruebes personalmente ;D): Laughton no aparece como actor, pero sí lo hace Robert Mitchum, en uno de sus mejores papeles.

Despues de estas dos? podrías seguir con mi película/papel favorita/o de Laughton es "Esta Tierra es Mia" de Jean Renoir, pero también me gustan sus papeles en "La vida Privada de Enrique VIII", "Rembrandt", "la isla de las almas perdidas" o "la tragedia de la Bounty"...

Hay muchas más películas, pero creo que con estas ya te podrías hacer a la idea de como trabajaba ;D. Si te gusta, ya puedes unirte al club, je, je...