miércoles, 18 de marzo de 2009

Momentos imborrables: Psicosis (1960)

Una de las escenas que no necesitan presentación. Es por ello que a continuación repasaremos algunas curiosidades sobre la misma.

Hitchcock no quería incluir música en ninguna de las secuencias del motel, pero el compositor Bernard Herrmann, autor de "The Murder", insistió en que mejoraría el clima final. El gordito aceptó y hoy ese chirriar de violines, violas y violonchelos es más popular que la película misma.

El blanco y negro ayudó a darle un aspecto convincente a la sangre que escurre por la bañera, y que no era otra cosa que jarabe de chocolate.

Janet Leigh sólo participó de las tomas en las que aparecía su rostro. Para las demás se usó a una doble, Marli Renfo, una bailarina de clubes nocturnos. Antes de convocarla, el torso iba a ser un artilugio de goma capaz de sangrar fabricado en el departamento de efectos especiales.

Incluso
Anthony Perkins, ausente debido a un ensayo teatral en NY, tuvo que ser doblado por otra persona, Ann Dore, a quien le pintaron el rostro de negro para evitar los reflejos de las luces. O por lo menos eso es lo que dicen las crónicas. El caso es que los protagonistas del film participaron poco o nada de su momento más famoso.

Se filmó entre el 17 y el 23 de diciembre de 1959, y la secuencia incluye 50 cortes para los que se utilizaron aproximadamente 78 ángulos de cámara.


0 comentarios: