lunes, 23 de marzo de 2009

En venta: Productos bizarros de revistas de terror

Hojeando (virtualmente) la Famous Monsters of Filmland número 33, del año 1965, encontré algunos productos en venta que he querido compartir con ustedes.

La revista, por si no leyeron la minibio de Forrest Ackerman, fue la primera especializada en cine de terror y ciencia ficción. No es de extrañar que la oferta incluyera máscaras y muñecos de personajes clásicos del género...pero algunas otras cosas hoy resultan menos que sorprendentes. Haciendo clic en la imagen podrán verlas ampliadas.


Mosca gigante de poco más de 20 centímetros. Aprovechaba el éxito de la película "The Fly" original y su secuela. Poseía una ventosa para adherirla en cualquier superficie.


La máscara del hombre misterioso, un robo. Algo así como una media extra-grande cortada por un extremo y con agujeros para los ojos. El texto sugería ideas tan cool como organizar un club de enmascarados o usarlo como protección los días de frío. Ir en la actualidad con esto puesto a cualquier colegio norteamericano, merecería no menos de 5 balazos de la policía local.


En tiempos en los que para disfrutar de una buena historia había que ir al cine o leer un libro, existía una tercer alternativa: que alguien te la contara. Grabados en los añorados long-play se encontraban títulos como El hombre invisible, La guerra de los mundos, y las novelas más populares de Julio Verne.


¡Armá tu propia cámara de tortura! En esta oportunidad escandalizá a tus padres o a tu hermanita menor con una guillotina realista, hecha de plástico. Incluía un decapitado de regalo.


Admira el milagro de la vida con este superincubador de... ¡huevos! Apto para pollitos, patos, faisanes y codornices. Controla correctamente el calor y la humedad y evita que se te mueran. Incluye termómetro y manual de instrucciones. Pensar que una década después otros aprovechadores reciclarían la idea utilizando unos bichitos mucho más pequeños llamados sea-monkeys.


Agrega un poco de vida a tu cuarto: incorpora plantas. Pero no cualquier planta. Que sea una venus atrapamoscas. Deléitate viendo como devora inofensivos insectos, o como intenta arrancar tu propio dedo. Si lo tuyo no es salir a cazar bichitos, puedes alimentarla con carne cruda.


Y este último artículo no requiere de mayores comentarios. Un monito vivo. Me impresiona la parte en que aclara que si no llega en perfecto estado de salud (o sea, si al abrir la caja está quebrado o directamente muerto), se devolverá el dinero.

0 comentarios: