domingo, 8 de marzo de 2009

Animados: Cuando Popeye conoció a Betty Boop


Popeye el marino, creación de 'Elzie' Segar, ya era muy popular en 1933. Desde los periódicos fascinaba a los lectores con sus intentos de conquistar a la flacucha Olivia, a pesar de los boicots a los que lo sometía su rival Brutus (originalmente llamado Bluto).

Betty Boop, la chica sexy de los estudios Fleischer, había conseguido un año antes su propia serie animada y ya escandalizaba con sus osadas minifaldas y amplios escotes.

Max Fleischer, tras conseguir los derechos del devorador de espinacas, decidió llevarlo al celuloide. Y como estrategia de marketing, lo hizo debutar en un corto "auspiciado" por la desinhibida muchachita.

"Betty Boop presenta a Popeye el marino" significó el triunfal lanzamiento de Popeye, quien llegaría a desbancar al propio Mickey en popularidad y que cantó su tema más célebre, "Popeye el marino soy", por primera vez en este mismo corto.

La historia es la que se repetiría mil veces en los siguientes años: Popeye y Olivia llegan a una feria, Brutus hace alarde de su fuerza para conquistarla, Betty aparece bailando en topless (sólo la cubre un collarcito de flores, golpe en la nariz para los censores de la época) y distrae al marinero, Brutus secuestra a Olivia, y Popeye iniciará una vertiginosa persecución con el objeto de liberarla.

Una verdadera curiosidad que en idioma original llega a ustedes en esta noche de sábado/madrugada de domingo mientras escucho Milenio 3.


0 comentarios: