sábado, 18 de abril de 2009

Momentos imborrables: Hombre mirando al sudeste (1986)

Rantés dice venir de otro mundo, y por eso está encerrado en un neuropsiquiátrico. El doctor Denis, a cargo de su tratamiento, no le cree nada. Pero la relación que establece con el enigmático muchacho lo llevará a replantearse muchas cosas, su propia cordura entre ellas.

En esta escena, el doctor lleva a Rantés a presenciar un concierto al aire libre. Los acompaña Beatriz, una amiga del supuesto alienígena.

Lo que sigue es uno de los momentos cumbre del cine argentino: intenso, emotivo, inolvidable.

K-Pax: ¡no existís!

0 comentarios: