lunes, 4 de agosto de 2008

Dark Floors (2008)

Es indudable la influencia que el juego “Silent Hill” ha tenido en muchas piezas literarias, cinematográficas, y por supuesto, en otros juegos. Este es uno de esos casos, un film finlandés que bebe directamente de la mitología según la cual una niña es la llave que abre la puerta de una dimensión paralela llena de horrores inimaginables.

La historia se centra en cinco personajes que quedan atrapados en el ascensor de un hospital. Cuando por fin logran salir, todo ha cambiado. Los pasillos están vacíos, algunas habitaciones parecen estar abandonadas hace tiempo y con manchas de sangre por doquier, los intercomunicadores emiten sonidos fantasmales… igualito que en el juego.

Y esto no es lo que molesta, ya que el clima está muy bien logrado. Lo malo acontece cuando irrumpen los monstruos. Bicharracos que parecen salidos de una mala película de terror ochentera y que desentonan con la atmósfera que se respiraba hasta ese momento. Y uno ni siquiera se ríe: queda absorto ante lo que ve, descolocado.

Como nota de color diremos que los engendros son interpretados por los integrantes de una banda de Hard Rock local llamada Lordi, ganadora hace unos años del concurso Eurovisión, y que el director, Pete Riski, es el que dirige los videos musicales del grupo.

Los muchachos de la barra posan para las cámaras.


El poster prometía horrores sombríos al estilo del nuevo terror japonés. El resultado es un film calcado de Silent Hill, en el que se cuela otro con lo mas malo del terror de los 80’s.

LO MEJOR: Aunque demasiado iluminados para mi gusto, los ambientes del hospital transmiten la extrañeza requerida por la historia.

LO PEOR: Esa horda de klingons zombies que no asustan a nadie. La película atrasa.


0 comentarios: