sábado, 8 de octubre de 2011

Sábados con la neurona: Rabia (Rabid, 1977)

Rose sufre un accidente y es internada en la Clínica Keloid, un centro especializado en cirugía estética, donde es sometida a unos tratamientos revolucionarios. Los resultados son fatales: la chica despierta con una fisura bajo su axila, de la cual emerge un apéndice fálico y experimentando una insoportable sed de sangre humana. Rose la saciará gracias a su nuevo miembro con el que penetra, para extraerles sangre, en los cuerpos de sus víctimas.

Una retorcida relectura del mito vampírico como solo el director David Cronenberg podía hacer. Luego de las buenas repercusiones entre el público de su anterior film, "Vinieron de dentro de…" (‘Shivers’), la Canadian Film Development Corporation decidió financiar este nuevo proyecto, a pesar de la oposición de muchos sectores que no querían que se utilizacen fondos públicos en proyectos tan "enfermos".

Cronenberg ganó, aunque el medio millón de dólares asignado tampoco era para filmar una gran producción. Sin embargo se las ingenió para ofrecer un producto más que decente, aprovechando inteligentemente cada centavo del presupuesto. Como protagonista eligió a la por entonces famosa actriz porno Marilyn Chambers, quien desempeñó un papel más que contundente. En realidad su primera opción había sido Sissy Spacek, pero a los productores no les convencía su aspecto y tonada. No les gustaba que esa frágil mujercita pecosa estuviera al frente de una película de terror. El hecho fue que, mientras rodaban Rabid, se estrenó la súper exitosa Carrie, con Spacek al frente del reparto. Cronenberg les echó en cara a sus productores la poca visión, y utilizó el cartel de la película de Brian De Palma en una de las tomas de Rabid.





Ver a pantalla completa desde Megavideo

Saltar limitación de 72 minutos

1 comentarios:

Belknap dijo...

Klaatu, hace ya mucho que vi esta pelicula, pero aun me queda un grato recuerdo, seria interesante que Cronemberg volviese a filmar esta clase de filmes. Un saludo.