martes, 14 de junio de 2011

Momentos imborrables: Scanners (1981)

La explosión de cabeza más famosa. Gracias a ella, este film del fantástico y retorcido David Cronenberg fue un éxito de taquilla. Toda la promoción de la película se hizo en base a estos pocos segundos, y la gente, perversa y retorcida como su director, corrió a los cines en busca de emociones fuertes. Recordemos que recién empezaban los ochentas y los efectos de este tipo no eran habituales. La película, además de todo esto, merece verse porque es muy buena. El malo que vuela cabezas con sus poder mental no es otro que el querido Michael Ironside, visto recientemente en X-men first class (2011) queriendo matar mutantes a misilazos.


0 comentarios: