viernes, 27 de noviembre de 2009

King Kong del '76: los pósters

Cuando ví por primera vez la versión de King Kong de 1976, mi cabeza explotó. No podía creer lo que contemplaban mis ojos. Claro, era muy chico. Con el tiempo me dí cuenta de la basura que era, que nunca debería haberse filmado, que fue un insulto a la versión original. Por suerte algo bueno salió de todo ese despropósito: los pósters promocionales.

Dejando de lado detalles mínimos como problemas de perspectiva, y las promesas incumplidas (el gorila nunca era tan amenzante y tampoco luchaba con un pie en cada torre gemela, pero que va, la publicidad es así), aún hoy me parece un trabajo soberbio.

El responsable era un artista muy popular por aquellos tiempos, autor de pósters memorables: John Berkey (del que hablaré en otra entrada). Los primeros bocetos, como se aprecia a continuación, incluía al Empire State, tal como ocurría en el film de 1933. Cuando estuvo terminado el guión definitivo de la remake, la decisión fue cambiar el emblemático edificio por las Torres Gemelas, las más altas por aquellos tiempos. Berkey cambió en consecuencia el escenario del póster y de a poco fue acercándose a la composición final.





Algunos de los bocetos que muestran el proceso creativo de John Berkey


La imagen final incluía aviones cubriendo casi completamente los cielos y amplias sombras cayendo sobre los lados de las torres.

Sketch coloreado


Versión final refinada, presentada al estudio

Ésta, no obstante, no fue la gráfica utilizada en los cines. La definitiva reemplazaba algunos aviones por helicópteros (para hacerla más fiel a la historia), y eliminaba las sombras del gorila. El resultado fue uno de los pósters más impresionantes de la historia del cine, reproducido hasta el hartazgo en revistas, remeras, vasos, y todos los elementos que se les ocurra.


La Paramount, como sucede con todo jefe sin respeto por sus empleados, le encargó a John Berkey un trabajito extra a cumplimentar en tiempo récord: ¡debía entregar seis pósters más en el lapso de dos semanas! Berkey, como tipo habilidoso y responsable que era, cumplió. Plasmó nuevas instancias del mono gigante inspirado en escenas del film, con la particularidad que en cada imagen le cambió el rostro. La sorpresa llegó cuando vió su trabajo impreso: alguien del estudio había recortado la cara del póster principal, y la había pegado sobre las otras.
Debo decir que lo que hicieron es criminal, un insulto al trabajo de un artista. Pero...fue la mejor decisión. Comparen sinó en el siguiente ejemplo, la versión original y la modificada.



Personalmente prefiero el rostro cuadrado, de rasgos humanoides, al del gorila que parece asomado por la ventanilla de un coche. Otro ejemplo:


Dos pósters más para terminar con este magnífico muestrario. El último, con texto en japonés, no sé si corresponde a Berkey, pero sin dudas merecía ser publicado con los demás.





BONUS
¿Y ésto?


El cartel corresponde a "Godzilla vs Megalon", original de 1973. Cuando se estrenó en EEUU, luego del éxito de King Kong, algún distribuidor sin escrúpulos quiso aprovecharse de ello y encargó un póster de características similares. De más está decir que en ningún momento los dos monstruos se enfrentan sobre el World Trade Center.

0 comentarios: