sábado, 24 de enero de 2009

EnCuadrados:El Grimorio Maldito (Lovecraft-Lalia)

Soy consciente del lío en el que me estoy metiendo. Porque aunque no lo parezca, comentar cómics o historietas o mangas es mucho más difícil que hacerlo con una película. Los autores son por lo general más prolíficos que los pares del séptimo arte y hay que conocer su pasado para entender su presente, las historias en muchos casos provienen de sagas extensas que deben tenerse en cuenta, y el lenguaje presenta particularidades que combina varias ramas del arte y que lo convierten en algo rico y complejo.

También es alto el riesgo de caer en trampas subjetivas como calificar una obra por el estilo del dibujante, cosa que yo no haré. Me basaré en muchas cosas menos en el estilo del dibujo, lo que no quita que exprese mis preferencias como nota anecdótica.

Hecha esta presentación pasamos a la primera historieta, proveniente de Argentina. “Lovecraft: El Grimorio Maldito” es una recopilación de historias de Howard P. Lovecraft. Explicar quién fue el escritor de Providence requerirá un artículo aparte. Apenas diremos que su obra, escrita durante las primeras décadas del siglo XX, resultó innovadora para la literatura de terror de la época. Combinó el clásico relato de monstruos con la ciencia ficción, creando una mitología propia que fue continuada por un círculo de escritores admiradores de su obra. “Los mitos de Cthulhu” hablan de personas comunes que por lo general terminan mal, y que vislumbran la existencia de razas extraterrestres dormidas desde los orígenes de la humanidad a la espera de ser revividas por la magia.

El dibujante, en un encuentro

Horacio Lalia, dibujante argentino de gran prestigio, fue el encargado de ponerle imagen a estas historias. Nacido en 1941, se especializó en adaptar obras de autores clásicos como Conan Doyle, Stevenson, Poe y H. G. Wells. Pero la obra más querida para los que ya tenemos unos años es Nekrodamus, creado por el maestro Oesterheld en 1975 para la editorial italiana Eura,y que acá disfrutábamos desde las páginas de Skorpio.

La presente recopilación contó con la colaboración de Haydeé Orsi en las adaptaciones, y está centrada más que nada en los relatos de terror clásico del escritor norteamericano. Sólo los dos últimos pueden considerarse pertenecientes a los mitos. Fue publicada en lujosos tomos por la editorial francesa Albin Michel a mediados de los 90´s.

“En la cripta” relata cómo el responsable de una funeraria queda atrapado en una cripta con muertos no muy amigables. “El ceremonial” revela un rito ancestral que ningún humano debería presenciar. “El sabueso” retoma el mito vampírico y “Aire frío” tiene reminiscencias del caso Valdemar de Poe. “El extraño” reflexiona sobre los diferentes, y “La hoya de las brujas” y “El horror de las tinieblas” nos sumerge de lleno en los famosos mitos con criaturas abominables caminando sobre la Tierra.

Hay que reconocer que Lalia nació para dibujar historias góticas: el trazo limpio y el uso de las manchas y las tramas le dan un clima excepcional a los relatos de este tipo. Pero encontré algunos fallos que no se explican. Por un lado, ciertos dibujos muestran cosas distintas a lo que describe el texto, o por lo menos no son fieles a las descripciones del guión (como el caso del dibujo central del vampiro en la penúltima página de “El sabueso”, o cómo adelanta el final en “El extraño”). Pero lo peor de todo es la violación a una regla básica del dibujo de historieta: la maquetación. Siempre se habla de la importancia de la distribución de los cuadritos en la página, un orden que permita la lectura fluída de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. El uso de flechitas para indicar el orden de los cuadritos es mala palabra en este ambiente. Y Lalia resulta tan confuso por momentos que termina usándolas en la primera historia. Y vaya a saber si con intención de resultar innovador o qué, repite el mismo error en el resto del volumen (pero ya sin flechitas, lo que ocasionalmente empeora la lectura).

Más allá de todo esto, y como dice la contratapa, “El grimorio maldito” resulta una buena oportunidad de acercarse a la obra de Lovecraft sin necesidad de leer sus relatos, y de la mano de un gran dibujante como Horacio Lalia.


¡ASÍ SÍ!: Buen trabajo de adaptación. Lalia, efectivo con sus trazos.


¡ASÍ NO!: Los cuadritos revueltos. En muchos casos los dibujos no reflejan el horror transmitido por el texto.





Publicó en Argentina: Thalos (2007). 88 páginas. Blanco y negro.

1 comentarios:

Oscar al nuevo Joker dijo...

Que buen blog..

me gusto eso de la neurona^^

gracias,, voy a leerlo..