viernes, 28 de noviembre de 2008

Carlos Meglia - Muerte Prematura

El 15 de agosto de 2008 falleció uno de los talentos de la ilustración y la historieta argentina. Aunque su producción fue reconocida más en el exterior que en su propio país (las razones son obvias), revistas como Billiken y una desastrosa experiencia televisiva hicieron que su obra fuera medianamente conocida por mucha gente.

Nacido un 11 de diciembre de 1957 en Buenos Aires, Argentina, empezó como asistente de otro grande, Oswal, para la editorial de García Ferré. Sus primeros pasos no lo dejaron conforme: trabajaba como un autómata haciendo ilustraciones e historietas para El Péndulo, la mítica Skorpio de Record (como no tenía contacto con los guionistas y las historias no eran buenas, hacía cambios sin permiso), y fascículos (La biblia de los Niños, esa llegué a comprarla). También a fines de los 70s y principios de los 80s ilustró El Quijote y el Martín Fierro, y colaboraba periódicamente con Satiricón, El Gráfico y la revista infantil Billiken.

Cybersix

Portada La Biblia...

Cansado de esa rutina, en 1984 recibe el llamado de Jaime Díaz y comienza a trabajar para Hanna Barbera en buenos Aires pintando fondos y layouts de dibujos animados. Así pasa por Los Pitufos, Scooby-Doo, Los Picapiedras, los Supersónicos, los Superamigos, y más. Pero a los tres años vuelve a cansarse de la rutina y abandona.

Página de Tarzán

En 1986, rebuscándosela como podía, se comunica con Carlos Trillo – uno de los mejores guionistas argentino a mi humilde parecer junto a Germán Oesterheld – y éste le envía el guión de lo que luego sería Irish Coffee. Trillo estaba trabajando para Italia y les envía este primer capítulo. Allá gustó y entonces comenzaron a trabajar en conjunto, sin ningún tipo de traba editorial.

Diseño de personajes para cómic de Star Wars

En 1981 el dúo crea Cybersix, la historia de una androide vampiro transexual que tuvo una patética adaptación en la pantalla de Telefe con Carolina Pereletti como protagonista, y una versión animada muy digna a cargo del estudio Tokyo Movie Shinsha y coproducida con Canadá. Emitida en 1999, contó con 13 capítulos y a pesar de ser un animé, conservó el estilo gráfico de la versión impresa.

Superman Infinity portada

La última década y media estuvo plagada de cubiertas para DC y Marvel, dibujó la novela gráfica Superman Infinity y el crossover Superman-Tarzán, para Dark Horse realizó historietas de Star Wars, y Elektra para la Marvel. Deja inconclusa Cañari, trabajo conjunto con Trillo para Francia. Su obra es mucho más amplia, tanto como los premios recibidos o los seguidores alrededor del mundo. Para ampliar esta información les recomiendo buscar en la red, que las páginas saltan enseguida.

Portada para revista de Terror

Me interesa destacar por último su forma de trabajo. Amigo de la computadora, el gran volumen de producción lo obligó a crear un equipo de 8 personas y un sistema similar al de la elaboración de dibujos animados. El diseño de personajes corría por su cuenta. Distribuía entonces plantillas con sus creaciones en distintas posturas a todos los miembros del equipo, quienes finalmente se encargaban del dibujo y del entintado. A su vez, dos personas estaban dedicadas exclusivamente a los fondos. Trabajo bastante impersonal para mi gusto, pero así se trabaja en los grandes mercados como el norteamericano y el japonés donde se producen cómics como botellas en una fábrica.

Ilustración para Cañari

La presión arterial alta y los 30 cigarrillos diarios deterioraron su cuerpo. Durante una intervención quirúrgica no resistió y abandonó este mundo a los 50 años (su intestino presentaba una importante necrosis causada por una obstrucción en la aorta).

Ilustración para Cañari

Allí queda su obra, perpetuando un talento quebrado prematuramente. Haciendo clic en las imágenes pueden acceder a la versión ampliada. A continuación, unos links interesantes.

Reportaje

Su Blog

Algunas muestras de su trabajo

1 comentarios:

maldoror dijo...

Meglia tenia un estilo propio muy distintivo. Todavia tengo algunos ejemplares de la efimera Puertitas, que a principo de los noventas publico algunos de los capitulos de Irish Coffee.