lunes, 24 de noviembre de 2008

Mutante, Mundo Prohibido (Forbidden World aka Mutant – 1982)



Una clase B que parece salida de las entrañas del cine italiano de la época, adicto a las copias de éxitos extranjeros y hechas con dos pesos. Pero no, su origen es USA, producida por la desaparecida New World, y con Roger Corman como el responsable principal. Y es que si decimos Corman podemos imaginarnos la calidad de esta película.

Corman, el maestro del bajo presupuesto, descubridor de directores como Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Ron Howard, Peter Bogdanovich, Jonathan Demme, James Cameron... y de actores como Jack Nicholson, Peter Fonda, Bruce Dern, Michael McDonald, Dennis Hopper y Robert De Niro.

En este caso nos hallamos ante una de las tantas copias de Alien que se multiplicaron a principio de los 80s, una bastante irregular por cierto.

La criatura al principio

La película comienza con una gratuita batalla espacial que no tendrá relevancia en el resto de la trama. Y es que había que poner navecitas y rayos para comprar a los espectadores. El tripulante de la nave perseguida, acompañado de un robot con voz de eunuco afónico, llega por fin a su destino: un laboratorio genético perdido en los confines del universo. Allí un experimento se ha salido de control, y el bicho de turno no para de mutar y de crecer. Su deber es eliminarlo, a pesar de la resistencia de los científicos.

La criatura haciendo de las suyas

Acompañada de una insoportable banda sonora a base de sintetizadores y ritmos pop, la película abunda en escenas gore bien resueltas...y chicas desnudas. Sí, ya habíamos mencionado lo gratuito de ciertas secuencias, y las mujeres en topless dándose un baño sauna o corriendo en camisón por los pasillos tenebrosos de la base no podían faltar. Las niñas de turno son Dawn Dunlap, una morena desconocida, y la rubia June Chadwick (Lidia en la serie de los 80 V Invasión Extraterrestre).

¡Epa! No es una foto de Penthouse. Así disfrutan las actrices en los descansos

Trailer en alemán!

La historia es tan absurda como debe serlo una clase B con monstruos y chicas en tetas, y a pesar de que el final tiene sus puntos de interés y las tripas resultan bastante decentes, el conjunto no pasa de ser una floja imitación de esa otra copia (bien hecha) llamada Alien.


¡ASÍ SÍ!: Considerando el presupuesto, los cadáveres y las pustulencias son lo suficientemente asquerosos como para disfrutar su visionado.

¡ASÍ NO!: El bicho en cambio parece un alien inflable.





Ficha IMDB

0 comentarios: