martes, 2 de septiembre de 2008

El Increíble Hombre Menguante (The Incredible Shrinking Man-1957)

Jack Arnold (1916-1992) ya venía de dirigir varias películas que han quedado grabadas en la historia del fantástico y la ciencia ficción: It Came from Outer Space (Llegaron de Otro Mundo, 1953), basada en un relato de Ray Bradbury y primer film en 3D de este género; Creature from the Black Lagoon (La Criatura de la Laguna Negra, 1954); y Tarantula (1955), con un principiante Clint Eastwood persiguiendo arañas gigantes.

Pero es con “The Incredible Shrinking Man” que alcanza la cima absoluta y el reconocimiento de la crítica en general. La historia relata las deventuras de Scott Carey (Grant Williams), quien estando en su yate se ve envuelto en una densa niebla que cubre su cuerpo de brillantina. Como no había carnavales cerca (¡cuac!), se lava y vuelve a la rutina del trabajo. La primera señal de que algo anda mal tiene que ver con la ropa: las camisas le quedan holgadas y se le caen los pantalones. Poco tiempo pasa hasta que cae en la cuenta que todo su cuerpo se está achicando. Y el proceso no parece detenerse.

La historia está basada en una novela de Richard Matheson (quien también hizo la adaptación); genial escritor de ciencia ficción que se destacó por haber escrito “Soy Leyenda” en 1954, y varios guiones de esa fantástica serie de tv llamada “La Dimensión Desconocida” (1959-1964). Concebida originalmente como una seguidilla de flash backs, Matheson tuvo que reescribirla para darle una linealidad que la hiciera mas sencilla de entender. También eliminó partes algo fuertes para la moral de la época (los incidentes con un pederasta o la relación íntima con una enana).

Comparada por algunos con La Metamorfosis de Kafka, las similitudes no acaban en que ambas están narradas en primera persona. El acierto de la película, y que la diferencia de las producciones típicas de la época, es que profundiza en el trasfondo psicológico del protagonista. A través de la voz en off vamos construyendo la angustia que acompaña el proceso de dejar de existir. La acción no es una forzada seguidilla de situaciones pensadas sólo para generar tensión, sino que constituye un eslabón más en la construcción de la transformación física y mental de Scott Carey. De esta manera las peleas con el gato y la araña gigantes, o el escalar un mueble para llegar a un pedazo de pastel se convierten en odiseas iniciáticas.

El rubro técnico, por otro lado, exhibe un cuidado poco habitual. Los efectos especiales son muy convincentes; incluso en la mayoría de las tomas la superposición del pequeño personaje es prolija en cuanto a contrastes y bordes bien definidos. Pero lo que da gusto ver es la reconstrucción a escala gigante de los rincones de la casa y los elementos de la vida cotidiana. Tijeras, alfileres, trampas de ratas, muebles y escalones, todo es absolutamente perfecto.

Trailer de la película

Párrafo aparte merece el final, insólito para la época. Pensemos que por esos años ciencia ficción era sinónimo de amenazantes monstruos extraterrestres que terminaban hechos puré por el heroe de turno. Obviamente los productores de la época quisieron cambiarlo, pero la aceptación del público en las funciones de prueba los hicieron desistir de tan horrenda idea. Es por ello que hoy podemos disfrutar de un desenlace poderoso, a pesar de la ideología subyacente impresa por las creencias del propio director y que a algunos puede hacerle ruido.

Como dato anecdótico mencionaremos que casi se filma una secuela en la que la mujer del protagonista también menguaba. El mismo Matheson agradeció que no prosperara por contar con un guión muy estúpido. En 1981 Joel Schumacher dirigió la espantosa comedia “The Incredible Shrinking Woman” (1981), con Lily Tomlin y basada en esa idea. Y acá la mala noticia: para el 2010 saldría una remake dirigida por Brett Ratner (antecedentes: la trilogía Rush Hour y X-Men: The Last Stand), y protagonizada por Eddie Murphy!!!

¡ASÍ SÍ!: Madura para la época. Poderosas las secuencias en la que se suspende la voz en off y la acción sin palabras toma el control. Un final atípico.

¡ASÍ NO!: Crii crii...







Ficha IMDB

0 comentarios: