sábado, 22 de enero de 2011

Volver al Pasado

La noticia sorprendió a todos. La primera parte de Volver al Futuro (Back to the Future) regresaba a los cines con calidad digital y sonido 5.1. Pero el reestreno iba a tener lugar sólo en el Reino Unido y USA, con el objeto de promocionar la edición de la trilogía en Blue Ray y conmemorando al mismo tiempo sus 25 años de vida.

Los fanáticos de otros países, enterados de la noticia, hicieron oir su voz para que el evento se extendiera a las salas de su ciudad. Fue por ello que en México la sucursal de Universal abrió un sitio web para que la gente votara y así medir el interés del público. La respuesta fue arrolladora y el 5 de noviembre de 2010 unas 30 salas proyectaron la película.

En Argentina hubo que esperar un poco más, hasta el 13 de enero de 2011, gracias a la movida de Sir Chandler, uno de los responsables del sitio Cines Argentinos. Pero las noticias no eran alentadoras. Salvo en Buenos Aires y algunas salas del interior, no había intenciones de que el film se proyectara en Santa Fe, mi ciudad.

Esta semana sucedió el milagro. Sólo dos funciones, viernes y sábado a las 1:20 de la madrugada. Y allí estuvimos, celebrando la pasión por el séptimo arte. Aplaudiendo con Volver al Futuro esas películas que, como en el caso de quien escribe, marcaron su adolescencia, y que en el de todos, representan el tipo de cine que queremos ver, y que es cada vez más difícil de encontrar.

No importó saberla de memoria, ni que la entrada tuviera el mismo valor que un estreno, ni el inhumano horario de proyección. El éxito fue rotundo. Más del 90% de la sala estaba ocupada, y sorprendentemente quienes colmaban las butacas eran en su mayoría menores de 30 años, jóvenes que en aquel lejano 1985 apenas sabían escribir o que directamente no habían nacido. Los mismos que son acusados de boicotear la industria mediante la descarga de copias ilegales y que demostraron que cuando se les ofrece calidad, acuden al cine incondicionalmente como debe ser.



En definitiva, el éxito de este evento a escala mundial constituyó un importantísimo llamado de atención para que estudios, realizadores y distribuidores tomen nota y comiencen a sintonizar con el espectador.

Que el evento se repita depende de muchos factores. Nosotros ya hicimos nuestra parte (nuevamente gracias a Chandler por el esfuerzo). El resto dependerá de la inteligencia de la gente mencionada en el párrafo anterior y de algunos detalles técnicos, como que las películas estén en buen estado para poder ser digitalizadas. Sobre estas cuestiones aquí les dejo el enlace a un excelente artículo sobre el tema.

El de anoche fue un muy buen viaje. Sí señor. Queremos más.



Enlaces (gentileza de george, copiloto del DeLorean):


Nota televisiva a Sir Chandler

El dato: Chandler necesitaba 5.000 espectadores para no perder el auto (ver notas). La primer semana reunió 36.993 personas. Bravo.

0 comentarios: