viernes, 16 de octubre de 2009

X-Men Origins: Wolverine (2009)

No entiendo el criterio de selección de guiones en Hollywood, sobre todo cuando hay millones de dólares en juego. ¿Piensan que porque el protagonista es un personaje popular pueden darse el lujo de descuidar algo tan fundamental como la historia? ¿Que su sola presencia garantiza el éxito en la taquilla? En este caso debo decir que la famosa filtración de la copia workprint cumplió una función solidaria: evitó que muchos desprevenidos fueran robados con el pago de la entrada para ver...esto.

Estamos ante una película con graves problemas narrativos, donde los intentos de crear tensión dramática parecen robados de un cómic de los sesentas, llena de personajes “fantasmas” apenas desarrollados (Dominic Monaghan parece figurar sólo para decir “que trabaja el de Lost” ya que lo que hace es casi intrascendente, o en el mejor de los casos, muy desaprovechado). El nivel de los diálogos también deja mucho que desear, con abundancia de textos pensados para que el público infantil no tenga dificultad en seguir la historia.

Wolverine no soporta que interrumpan su baño semanal

Mientras la acción avanza a los tropezones, vemos escenas del tipo: te pego porque no me gusta tu cara, pero al minuto soy tu amigo (el caso de Gambito, importante personaje del universo X-men). Está bien que por la placa que porta Logan lo crea integrante de una célula paramilitar que captura mutantes, ¿pero nunca se puede hablar antes de destrozar todo? La necesidad de meter escenas de acción con fórceps hace que se recurran a estos clichés sin importar la credibilidad de la historia. También resulta bochornosa la reacción del Coronel William Stryker apenas realizado el reemplazo de los huesos de Logan por adamantium (una sustancia extraterrestre que lo hace indestructible). Como Logan se escapa, la orden no es recapturarlo para borrarle la memoria y tenerlo bajo su control, como era de esperar. No. Ordena destruirlo, sin importar los recursos y dinero utilizados en él.

Los medio-hermanos, discutiendo
por el turno del manicuro


La película cuenta a medias el origen de Wolverine. Se hace referencia a cómo adquirió su nombre, la operación que lo transformó en un ser casi indestructible, y cómo pierde la memoria. Pero apenas sabemos sobre su infancia, cómo aprendió a controlar sus habilidades, y sobre todo en qué momento dejó de crecer!!!!!

Los villanos son el coronel William Stryker, un malo de cartón, director de la patrulla que captura mutantes para recluírlos en una isla y experimentar con ellos, y Víctor, el medio hermano de Logan. A pesar de ser una de las figuras más interesantes de la película –tiene poderes similares a los de Logan, pero ama violar y matar inocentes a sangre fría -, lo vemos actuar casi como una sombra sin identidad. Hubiese sido interesante conocer más sobre sus motivaciones, sus conflictos, sus puntos débiles.

Gambito, el niño bonito te hace dibujitos en el aire

Para el final me reservo a la criatura que domina el clímax del film. Una entidad construida a partir de la combinación de los poderes de los mutantes capturados, denominada Arma XI o DeadPool. Nueva pregunta: Sabiendo Stryker que Logan nunca conciliaría con sus ideas y que sería más que nada un dolor de cabeza, ¿para qué dotarlo de una armadura interna indestructible en lugar de limitarse a extraerle el poder que necesitaba para terminar al Arma XI? ¿A qué mente diminuta se le ocurre comunicarle que le va a borrar la memoria, sabiendo que reaccionaría como finalmente lo hizo? ¿A qué TORPE INTELECTO se le ocurrió que la mejor forma de controlar a Deadpool era a través de UN TECLADO DE COMPUTADORA? (Lástima que no se le rompió la tecla de la “e” en el proceso, ¿puede manejar el Arma XI aquel que no haya estudiado dactilografía?, menos mal que en USA no toman mate, aunque una taza de café volcada puede provocar el mismo desastre).

Deadpool, en sus dos versiones

Una película que tuvo problemas de entrada: desde la Fox estuvieron a punto de pegarle una patada en el trasero al director Gavin Hood, descontentos por su desempeño. Específicamente Tom Rothman, director del estudio, obligó a Hodd a rehacer muchas de las escenas, recurriendo incluso a los golpes de puño para hacer valer su opinión. En definitiva, otro engendro como lo fue Terminator Salvation, donde se ve claramente que una mina de oro en las manos equivocadas pueden acabar convertida en un pozo de barro.


Trailer


¡ASÍ SÍ!: Los efectos especiales no son tan malos. Jackman, perfecto en el papel de Logan.


¡ASÍ NO!: Si esta película se hubiese hecho en los ochentas o antes, habría sido festejada hasta con sus defectos. Pero estamos hablando de un tanque de Hollywood, en pleno 2009. La mala noticia es que se estaría pensando en una secuela.


2 comentarios:

Paúlcamarin dijo...

¡Aguante Bryan Singer!

Anónimo dijo...

no me parecía mala película, total, es película comercial y no cine autoral, el único problema que añade un enorme pontaje negativo es la tan extremadamente innecesaria y de mal gusto escena de la cirujia de dead pool