martes, 22 de julio de 2008

Nim's Island (La isla de Nim - 2008)

Advertencia inicial: estamos ante una historia para toda la familia, que aunque no llega al nivel de bobadas típicas de la factoría Disney, requiere de ciertas concesiones de nuestra parte. Una vez aceptado esto, nos encontraremos con un film simpático de esos que se ven un domingo por la tarde y se olvidan el lunes.

Nim es una niña que vive con su padre científico en una isla perdida del Pacífico Sur. El sueño de todos aquellos que odian la vorágine de las ciudades y pagar impuestos: un territorio virgen para uno solo, recibiendo víveres una vez por mes, y con antenas satelitales para disfrutar de internet. Más allá de cuestionarnos lo insalubre que pueda resultar para una niña criarse en un ambiente donde sólo pueda comunicarse con su padre y algunas mascotas, Nim acepta esa vida y la aprovecha para cultivar su pasión por la lectura: es fanática de los libros de aventuras de un tal Alex Rover. Que no es más que el seudónimo de la escritora Alexander Rover, una mujer con miedos tan intensos que le impiden salir de su propia casa.

Cada uno de estos personajes deberá enfrentar a lo largo de la película su propia aventura personal: Nim arreglándoselas sola para detener la invasión de personas inescrupulosas, el padre perdido en el centro de un huracán, y la escritora en su viaje hacia ese punto perdido en el Pacífico para ayudar a la niña.

Filmada en impactantes locaciones australianas, veremos un poco de acción, un poco de drama, un poco de comedia, y un poco de simpáticos animalitos que parecieran actuar mejor que algunas grandes luminarias de Hollywood.

Abigail Breslin interpreta a una Nim muy expresiva, Gerard Butler hace el doble papel de padre y conciencia a lo Indiana Jones de la escritora, y Jodie Foster es la conflictuada Alexander Rover, en una actuación que demuestra que es muy buena para papeles de comedias.

Como dije al principio, para ver un domingo y olvidarla el lunes.


LO MEJOR: Entretiene. Uno se encariña con Nim y sus mascotas.


LO PEOR: Lástima no haber conservado la imaginería visual con que arranca la historia. Algunos personajes están demasiado caricaturizados sin necesidad. Convencional.


0 comentarios: