martes, 29 de julio de 2008

Batman: El Caballero de la Noche (The Dark Knight - 2008)

Se hizo desear esta segunda parte, pero luego de casi 3 años ya está aquí. Para júbilo de aquellos a los que les gustó la primera, porque esta secuela es tan buena como "Batman Begins" (2005). Alejada cada vez más del tono oscuro caricaturesco de las versiones bartonianas, el acento está puesto en el realismo sucio de un batman rencoroso que se enfrenta a verdaderos psicópatas.

He de decir que la primera hora no me resultó particularmente interesante. Mas bien se contempla como una laaarga introducción para lo que está por venir. Porque cuando el guasón toma el control la cosa cambia... para mejor. A medida que su participación va creciendo, batman se va haciendo más y más chiquito. Toma el control de la película absolutamente en todos los sentidos, y la desequilibra inevitablemente cuando se desarrolla la trama de Dos Caras. Y no es que este personaje esté mal, pero lo de Heath Ledger es muy pero muy bueno: un personaje totalmente enfermo de la cabeza, con un sentido anárquico de la moral, que no tiene contemplaciones a la hora de amenazar a mujeres y niños (pero a no preocuparse, el film es políticamente correcto en este aspecto)... en definitiva, un psico-killer como Dios, o el diablo, manda.

Ya sé, ya sé cual es la pregunta que se están haciendo para que la conteste. ¿Quién fue mejor Guasón, Nicholson o el finado Ledger? Desde mi humilde pero incomparable opinión, ejem, cada uno fue el correcto en el contexto de las películas que protagonizaron. Jack era el indicado para la fábula que Barton había imaginado en ese momento, un verdadero bufón, y Heath, por quien nadie daba dos pesos, está perfecto en esta cruel versión. Peroooo... Jack era Jack, aún detrás del maquillaje que ostentaba. Gana Ledger por muy poco margen, a pesar de que su composición se aleje bastante del personaje que conocemos del comic (casi no lo vemos sonreir). Es mi humilde punto de vista, totalmente subjetivo y autorizado.

Pasando al resto de los intérpretes, Christian Bale sigue siendo un muy buen Bruno Díaz/Bruce Wayne, aunque como Batman no me convence demasiado la forma en que imposta su voz (no me malinterpreten, pienso que es uno de los mejores actores del momento). Michael Caine es un Alfred que transmite a la perfección su rol de protector y consejero. Gary Oldman compone un detective Jim Gordon fantástico, otra de las grandes actuaciones de la película. Maggie Gyllenhaal es en esta ocasión Rachel Dawes, la muchacha que le quita el sueño a Bruno (¿que pasó Katie, Tom no te dejó salir de casa para ir a filmar la secuela?). Aaron Eckhart es el fiscal Harvey Dent, la "cara bonita" que le roba el caramelito a Bruce , papel que previamente se le había ofrecido a otros actores como Matt Damon, Josh Lucas y Hugh Jackman. Y el inefable Morgan Freeman regresa como Lucius Fox, una especie de "Q" en un papel bastante simplón (durante la primera hora llegué a pensar que estaba viendo un crossover de Batman y 007). No redundaré en el Guasón porque creo haber dejado bien clara mi opinión, o no?

Resumir aquí el argumento no tiene mucho sentido, dejaré que lo descubran ustedes mismos. Sólo diré que los 150 minutos pasan volando, a pesar de mis reparos sobre los primeros 60. Excelente el maquillaje digital de "Dos Caras" (el principal motivo para no llevar a los niños pequeños al cine). Y a esperar la tercera, que promete acercarse al espíritu del genial "El regreso del caballero nocturno" de Frank Miller.

LO MEJOR: El Guasón (porque sin dudas entrará entre los mejores cinco villanos de la pantalla grande). La historia en general es muy sólida.

LO PEOR: El Guasón (porque opaca todo lo demás). La situación que protagonizan los dos barcos. Ya no genera tensión ver niños en peligro, porque sabemos que no les va a pasar nada, aún con el Joker cerca.


PD: Apenas finalizada la película tuve cierto intercambio de opiniones con los sujetos que me acompañaron al cine. Mi primera calificación fue de cuatro neuronas, ante lo que esta gente respondió con insultos y descalificaciones varias. Prometí reconsiderarlo, y no veía el motivo para subir media neurona más (nunca consideré ponerle las cinco por lo expuesto en párrafos anteriores). Pero el tiempo, que es sabio, concluyó inclinando la balanza. El minuto que dura la detonación del hospital todavía me da vueltas en la cabeza, y es lo que terminó de decidir mi puntaje. Una escena condenada a volverse clásica.


1 comentarios:

juan pablo dijo...

batmam es un 5, es perfecta.

vamos Batman carajo!!!