lunes, 16 de enero de 2012

Garabatos, cosa de grandes

Dave Devries es un pintor con una inquietud muy interesante: ¿cómo se verían los garabatos de los niños reinterpretados por adultos con habilidades para el dibujo, coloreados y con volumen en un entorno semi-realista?

Devries realizó una serie de ilustraciones partiendo de dicha premisa y que finalmente publicó en un libro titulado "The Monster Engine", y del cual seleccioné algunas páginas.

El proceso que sigue es simple: comienza calcando el dibujo para que resulte lo más fiel posible al original dibujado por el niño y luego lo pasa a tinta, o lo colorea con acrílicos, aerógrafos y lápices de colores, intentando integrarlo en el contexto en el que el niño lo ha imaginado. Para esto les realiza pequeñas entrevistas sobre el dibujo, para que le expliquen qué es, donde está, etc.

Una inesperada fuente de inspiración para tener en cuenta.















2 comentarios:

Señor Potoca dijo...

Algunos están muy buenos... de todos modos queda plasmada la inevitable realidad: la frescura del trazo de un niño se pierde con los años.

Ud sabe ahora mi identidad secreta. Espero que no la revele o echará a perder mi plan de conquistar el mundo.

Belknap dijo...

Mr. Klaatu, la idea de este artista puede que sea original, algunos dibujos estan buenos, pero usar a unos pobres niños para la fama y hasta para ganar dinero, um, no se, espero que al menos les regele alguna piruleta en forma de pago. Un saludo.