martes, 15 de febrero de 2011

The Troll Hunter (Trolljegeren, 2010)

Los falsos documentales se han convertido inevitablemente en una plaga. No son un invento nuevo, pero su popularidad ha crecido tanto en los últimos 10 años que la fórmula tiende a resquebrajarse por exceso de uso. Improvisados camarógrafos de todo el mundo han registrado el accionar de brujas malvadas, monstruos con pulgas terroríficas, zombies, gente poseída, extraterrestres roba personas, kazajos racistas enamorados de Pamela Anderson, etcétera. Sorprender al espectador con un tema original se está convirtiendo en un desafío que pocos realizadores consiguen superar. Y esta película logra tal objetivo gracias a la incorporación de un elemento inédito en este subgénero cinematográfico: el de la fantasía.

De origen noruego, el film comienza utilizando todos los clichés conocidos. Un grupo de estudiantes universitarios decide determinar qué está causando la muerte de osos en el norte de ese país, como parte de una tarea escolar que implica filmar un documental. Las entrevistas de rigor con los lugareños derivan en la persecución de un extraño personaje, un probable cazador furtivo de andrajoso aspecto y pocas palabras. Una vez establecido el contacto, descubrirán que el sujeto no es otra cosa que un cazador de trolls (o troles según el gusto del consumidor): criaturas míticas del folclore escandinavo similares a los ogros, de orejas y narices desproporcionados y que pueden alcanzar la altura de un edificio. El tipo utilizará a los jóvenes para que registren sus partidas de caza y así denunciar la conspiración oficial que mantiene en secreto la existencia de estos monstruos.


El director Andre Ovredal, a partir de un tema que puede mover a risa, consigue una película de suspenso bien dosificado, escenas de acción efectivas, toques de humor acertados (ridiculizando sobre todo la burocracia que se esconde tras este desagradable trabajo), y mucha fantasía. Era muy fácil caer en el ridículo, sobre todo viendo que el aspecto de los trolls respeta al máximo las ilustraciones de los viejos libros de cuentos. Las criaturas narigonas parecen caricaturas y apenas asustan, pero los impecables efectos especiales nos hacen creer que están allí. Esto, sumado a los buenos momentos de tensión, quiebran todo atisbo de incredulidad y convierten a la película en una experiencia deliciosa.


Además de los más que aceptables FXs (recuerden que no estamos en Hollywood) podemos destacar varias cuestiones extras interesantes: la variedad de trolls que se ven a lo largo de la película, los datos que se vuelcan sobre sus debilidades, costumbres y razas, y el personaje del cazador, Hans, tan rudo como vulnerable.


Algo para agradecer es que en los momentos importantes el movimiento de la cámara nos deja apreciar con lujo de detalles a las bestias. No sucede como en otras producciones donde se disimula el bajo presupuesto con el aberarnte recurso de agitar la lente para que no se vea nada con claridad.


Los problemas de Trolljegeren tienen que ver con algunas actuaciones (los estudiantes son casi tan expresivos como los monstruos) y con los tiempos muertos que se suceden entre ataque y ataque a partir de la segunda mitad del film. Como el aspecto de los trolls se revela a la media hora de película, el suspenso subsiguiente va decayendo en efectividad. Todos esperamos ansiosos la aparición del próximo monstruo, y el hecho de que mientras tanto muestren cómo se preparan para viajar al siguiente punto de encuentro enlentece la trama.


Salvo ésto, estamos ante una película que sorprende con sus imágenes y situaciones. Una brisa fresca, aunque con olor a estiércol de troll, que nos devuelve la confianza en este tipo de cine.

Trailer con subtítulos en inglés


¡ASÍ SÍ!: Atención con el cine fantástico noruego. Los paisajes: los otros grandes protagonistas de la película.


¡ASÍ NO!: Ya molesta bastante el cartelito de “la siguiente filmación fue encontrada por tal departamento de policía y queremos que crean que todo esto fue real…”








BONUS:
Es muy difícil que The Troll Hunter llegue a ser editada en DVD acá en latinoamérica, y muchísimo menos que arribe a los cines. Por ello, y para los ansiosos, decidí hacer algo que no es costumbre en este blog. Directo desde Megavideo, la película completa y con subtitulos en español, a continuación.



Enlace directo a Megavideo (para verla a pantalla completa)

Saltar límite de los 72 minutos de Megavideo

6 comentarios:

El nieto de don Jacques dijo...

Retorna su servicio no solicitado de correción.
Borat pretende provenir de Kazajistán, e'cir, es kazajo.

Aparte

La peli suena interesante, pero no me da para ponerme a ver esto ahora.
Anoto para el futuro.

Klaatu3000 dijo...

Había visto que se escribía así, pero por desconfiado inventé mi propio término. Corregido. Thanks.

Anónimo dijo...

Me gusto mucho la película, coincido con tu critica.
Excelente película para un domingo a la tarde de lluvia.

Iván Maximiliano dijo...

Soy un actor muy cinéfilo y nunca comento ningún tipo de blog, pero ésta peli llegó muy muy muy tarde al punto que todos los twist de la peli son extemadamente predecibles, me sentía un vidente... ja!

Iván Maximiliano dijo...

soy un actor muy cinéfilo y nunca comento ningún tipo de blog pero tengo que decir que ésta peli llegó muy muy muy tarde, tan predecible a trama que me sentía un vidente... ja!

petolasa dijo...

la cagaron con los troll . muy guazo estos gilesa aca! agrh..