lunes, 28 de febrero de 2011

El Cisne Negro (Black Swan, 2010)

Con esta película pasa algo que cada tanto deja al descubierto prejuicios y vanidades. Se han formado dos bandos, integrados indistintamente por público y por críticos, que se enbanderan casi devotamente tras la historia en un caso o que la destruyen sin piedad por el otro. Ambos víctimas de una campaña de prensa engañosa que promete algo que no es, y del rótulo “nominada al Oscar” que atrae a los que piensan que ello sigue siendo sinónimo de calidad. ¿Es The Black Swan la gran película del año o un producto inflado desmesuradamente? Ésta es tan solo mi opinión. Ustedes, por supuesto, tendrán la última palabra luego de verla en su cine amigo.

Nina (Natalie Portman) es la bailarina elegida para reemplazar a Beth Macintyre (Winona Ryder), estrella de la compañía que ha sido dejada de lado por cuestiones de edad. El director (Vincent Cassel) le propone interpretar dentro de “El lago de los cisnes” las dos caras del papel principal: al cisne blanco, cándido, gracioso, y al cisne negro, oscuro, malvado. Su personalidad la convierte en la candidata perfecta para hacer el primer papel, pero para resultar convincente en el segundo deberá extraer su lado más perverso y siniestro. La presión por alcanzar la perfección comienza a afectarla física y psicológicamente y severos síntomas de psicosis amenazan con sacarla de carrera. No ayudan para nada tampoco las actitudes de su posesiva madre (Barbara Hershey, violada por espíritus en el clásico ochentero The Entity), y las de su compañera de baile Lyli (Mila Kunis), la rival que podría quitarle el papel de su vida.




He leído y escuchado muchas cosas sobre la película, algunas interesantes y otras realmente absurdas, y que me gustaría aclarar de entrada. En principio, a quienes se acerquen a la misma pensando que verán una historia sobre el mundo de la danza les digo que han sido engañados vilmente. En primer lugar por una campaña de prensa que buscó acercar a un público que, de saber la verdad, nunca hubiera asistido a los cines. Publicidades que ocultaban la trama principal y periodistas reporteando a personalidades de la danza no hicieron más que expandir el engaño. Porque el film es un thriller psicológico que coquetea por momentos con el terror. La primera mitad ciertamente  toca temas como los celos y la feroz competencia entre las bailarinas, pero con el fin de situar al espectador en el mundo de la protagonista. El marco del ballet, sin embargo, es hasta cierto punto anecdótico ya que cualquier ambiente artístico competitivo podría haber funcionado igual de bien: una obra teatral, el rodaje de una película... 



Muchos basan sus críticas en este desengaño: “el mundo de la danza no es así”, expresan como argumento excluyente. Otros incluso la defenestraron basados en que nunca se sabe cuánto de lo que experimenta Nina ocurre en la realidad y cuánto es producto de sus alucinaciones. Sin palabras. Lo único que tengo para decirle a esta gente es: sigan viendo películas y después hablamos.



En fin, pasemos a mi análisis. El director Darren Aronofsky retoma en El Cisne Negro el clima opresivo de la alucinante y tendenciosa Réquiem por un sueño (2000). El muchacho tiene muy buen pulso dirigiendo la cámara. Como pocos logra atmósferas angustiantes a través del minucioso uso de las imágenes, con primeros planos acertados y tomas largas que meten al espectador sin piedad dentro de la perturbada cabeza de Nina.


Las actuaciones son el otro aspecto destacable de la película. Vincent Cassel compone a un magnífico director de compañía, manipulador y lascivo, mientras que la hermosa Mila Kunis con su amplia sonrisa y sus penetrantes ojos resulta convincentemente ambigua en sus intenciones. Hasta Winona Ryder (apodada cariñosamente por mí como “el androide”) tiene un desempeño breve pero interesante. Con respecto a Natalie Portman, éste puede ser sin dudas su mejor papel. En la pantalla se aprecia que el esfuerzo al que estuvo sometida durante casi un año, tanto el físico (cinco horas de entrenamiento diario, una dolorosa lesión en la costilla), como el psicológico, dieron sus resultados. No debió ser fácil ponerse en la cabeza de la sufrida Nina, sobre todo con el obsesivo de Aronofsky marcándola de cerca. (Mientras escribo ésto veo que acaba de ganar el Oscar a mejor actriz. Merecido si dudas).




Dentro de los aspectos flojos del film destaco lo poco explotado del personaje de Winona Ryder. Aunque algunos no lo crean, me hubiese gustado verla un poco más en el papel de la resentida ex estrella de la danza. Todo lo contrario a lo que me sucedió con la frustrada y controladora madre de Nina, interpretada por Barbara Hershey. El problema no es con la actriz, que considero talentosa, sinó con el personaje. Tan cliché y obvio que resta en lugar de sumar.

No soy especialista en ballet ni mucho menos (ciertos conocidos míos deben estar soltando una carcajada en este momento), pero salta a la vista que las secuencias de baile no son muy lucidas. La edición vertiginosa y la cámara puesta en el cuerpo y el rostro de Natalie convierten a este “Lago de los Cisnes” en lo más alejado a una típica velada en el teatro Colón de Buenos Aires. Los que saben de esto incluso destacan que el cuerpo de baile es bastante mediocre, pero allí yo no me meto.


Y un último “pero”: quince minutos menos le habrían venido bien a la película para no tornar repetitiva la angustia de Nina. Demasiado tiempo tenemos que verle la cara de sufrida hasta que “el lado oscuro” empieza a aflorar con fuerza.


Uno de los polémicos trailers

Por lo demás el resultado general es contundente. Hay momentos de suspenso que quitan el aliento, otros de violencia que erizarán la piel, algo de sexo que agradecerán los más pervertidos, y efectos especiales más que aceptables en función de una historia de obsesiones y locura que tiene claras influencias del cine de Cronenberg.



¡ASÍ SÍ!: Aronofsky sabe como hacernos pasar un mal rato inolvidable.


¡ASÍ NO!: Algún que otro golpe de efecto innecesario (me encanta la sangre, pero a veces menos es más).





5 comentarios:

MeriSan dijo...

Muchos peros Klatu...
la peli y ella son una masssa!

y me parece que el comentario de Wynona debería ir mas grande, o en negrita.. para que quede claro,
jajajaaaa

beso!

Klaatu3000 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Klaatu3000 dijo...

Hay cosas que en una película clase B las dejo pasar, pero no en una producción de las ligas mayores. Ahí me pongo quisquilloso.Esos "peros" sirven para justificar el porqué no mereció cinco neuronas.

Y lo de Winona mejor lo dejamos así. No vaya a encontrarme en la calle con el club de fan y acaben partiéndome la cabeza de un ladrillazo. Los seguidores de la chiquita deben ser bravos, como ella.

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo casi con todo tu comentario, salvo con lo que decis del papel de la madre. comienza siendo confuso, no se sabe si la madre esta celosa, si la quiere sabotear, si la esta apoyando, su participacion sirve para cargar de mayor tension la vida de nina... me parecio espectacular esta forma de ir descifrando a los personajes... en general todos los personajes generan incertidumbre, acerca de sus verdaderas intenciones... triler excelente- saludos

Ted Kord- dijo...

La película como todas las del darren (si…lo tuteo) es un viaje alucinante por las sensaciones de los protagonistas, una de las mejorcitas pelis que vi con un climax final de la puta madre.
Filmada perfectamente, interpretada mejor todavía el cisne negro es una peli con variadas interpretaciones (algunos se quedan con “laminita esta rayada”noma) que hay que ver desde la simbologico a lo psicológico, pero dejandoce llevar por las grices admosferas y brillantes interpretaciones.
PD: SPOILER –Cuando termine de verla pensé “hijo de puta hizo una remake del lago de los cisnes!”