sábado, 30 de enero de 2010

Portadas de: Revista Eerie (parte 7)

Terminamos el mes de la misma manera que lo empezamos: con portadas de esta clásica revista de terror.Las descargas en esta oportunidad son escasas, perdón. Y ya saben, haciendo clic en las imágenes accederán a una versión ampliada.












Número 61
Número 64

viernes, 29 de enero de 2010

Música: tema promocional de Dead Snow

Para terminar un enero generoso en propuestas musicales, qué mejor que la bonita página que hoy les ofrezco. Un tema que pretendió actuar, según dicen algunos, como marqueting viral de la película de zombies nazis que comentaba en la entrada anterior. Cualquiera sea el motivo, los responsables no tienen perdón de Dios (pero sí el nuestro, :-)). Una producción que no tiene sangre ni zombies ni escenas gore, pero sí mucha carne.




Linni Meister 'My Ass'

Now everybody knows all about my boobs (they're okay!)
But no one ever gave a toss about my tush (no way!)
Which is a pity, you'll love mye silly buns (my silly buns)
You know a girl like me, I bake 'em in in the sun (bake 'em in the sun)

Cause when I look around I see some hot juice
Looking for something extra special to hold on to
And when I hit the ground I'm on the dance floor
Everybody come with me and do the guided tour

Take a long, good look at my ass
How long you think you'd last?
How long you think you'd last?
Take a long, good look at my ass
My ass
How long you think you'd last?

Now everybody wanna tell tell the truth (tell the truth)
About my ass and how I'm supposed to spend my youth (spend my youth)
They point their finger, just pointing everyday (everyday)
You wanna know just what my ass has got to say? (it says hey!)

And many years from now, when I'm a proper MILF
Responsible and friendly to thy neighbour
Pick up the kids from school and buy a box of milk
My figure's getting floppy, but I still find time to sing, I still find time to sing

Take a long, good look at my ass
How long you think you'd last
How long you think you'd last
Take a long, good look at my ass
My ass - How long you think you'd last


BONUS

¿Aún les sangran los oídos pero quieren más? Pues bien, para todos los masoquistas que no escarmientan, aquí les va el detrás de escena.

jueves, 28 de enero de 2010

Dead Snow (2009)

Reunamos un grupo de chicas bonitas, muchachos que creen llevarse el mundo por delante, y un fanático de films de terror que agota nombrando clásicos del género. Todos, por supuesto, en busca de sexo, algunos más, otros menos. Si les preguntase a ustedes por la locación donde este grupo decide vacacionar, y contando sólo con los datos que acabo de arrojarles, seguro me dirán un campamento o una cabaña en algún lugar perdido de los USA en plena temporada estival. Pues no. Los ingredientes son los de una típica cinta estadounidense, es cierto, pero quienes deciden tomarlos prestados viven muy lejos, en la remota Noruega. Y aunque la cabaña está, el lugar elegido es una aislada montaña cubierta de nieve, visitada por unos jóvenes que no hablan una palabra de inglés.

Poco y nada sabemos de los involucrados en esta comedia de horror. El elenco es totalmente desconocido, y su director, Tommy Wirkola, fue el director de una parodia barata pero exitosa de Kill Bill llamada Kill Buljo, y protagonizada por un hombre. En Død Snø incursiona en el gore cómico con unos zombies muy particulares.


Siete estudiantes de medicina arriban a una remota cabaña en plenas montañas de Oksfjord con intenciones de despejarse un poco y practicar deportes de invierno. Lo que ignoran es que ese remoto océano de nieve está custodiado por un ejército de nazis zombies. Criaturas que buscan algo desde hace tiempo y que, por desgracia, cae en manos de este grupo de veinteañeros desprevenidos.


Así de simple, y así de poco original. El tema de los muertos vivos con esvásticas no es para nada nuevo, y ha sido tratado en muchos films, ya sea de manera “seria” (Shock waves, 1977, con el gran Peter Cushing) o en tono de broma (Surf Nazis Must Die, 1987). No obstante, siempre que haya algo novedoso para aportar, bienvenida sea una nueva película. Y en Dead Snow esto se consigue... a medias.


Wirkola demostró en este film no saber resolver con solvencia la generación de un clima de tensión. Hasta que los nazis cadavéricos deciden salir a la luz del sol a hacer de las suyas, pasan unos interminables 40 minutos donde los personajes hacen tonteras sin importancia. Las pistas que va sembrando y algunas muertes que se suceden como para calentar la historia apenas crean interés: todo parece calcado de decenas de films que el director debe guardar con cariño en su dvdteca.


Es luego de esta soporífera introducción donde este muchacho despierta al espectador con una cachetada visual que ofrece, hasta el final del film, una secuencia tras otra del más sanguinario y divertido gore. Donde la factura técnica es impecable, aunque hay que decirlo, el aspecto de los zombies no haya convencido a muchos. Cercenamientos varios, amputaciones y hasta cuerpos partidos logran recuperar el tiempo perdido, mientras soltamos risas y esquivamos los litros de sangre que escapan de los mismos muertos vivos. El adicto a este tipo de películas encontrará varios homenajes a los clásicos y que hacen la experiencia más “sabrosa”.


Se podría haber caído fácilmente en el tópico de ridiculizar a los nazis, como sucede habitualmente. Por suerte aquí eso no ocurre. En todo momento se muestran amenazantes, veloces, implacables.

En contra hay que decir que hay muchas incoherencias, como la del médico que le teme a la sangre pero que ni se mosquea cuando se defiende en medio de una catarata de jugos hemoglobínicos. También los jóvenes pasan a la acción con mucha determinación, siendo que minutos antes estaban aterrados. En fin, detalles que se perdonan en pos de la diversión.

Trailer

Por venir de un país con poca tradición en el género, el film está muy bien. Sólo falta que la próxima vez se animen a soltarle la mano a sus papás del norte de América y fluyan al ritmo de sus propias hemorragias. Y atención mañana: en este mismo blog, el videoclip que promocionó la película. Imperdible.


¡ASÍ SÍ!: Se nota cierta fijación del director por los intestinos, consiguiendo los mejores gags con esta noble porción del cuerpo humano.


¡ASÍ NO!: Los cuarenta minutos iniciales, que pueden aprovechar los impresionables para comer una pizza sin atragantarse.




lunes, 25 de enero de 2010

Frequently Asked Questions About Time Travel (2009)

Métodos extraños para viajar en el tiempo han habido muchos en la historia del cine y la televisión. DeLoreans tuneados, cabinas de teléfonos, tés mágicos (glup, cosas como Casi Ángeles cuentan?). Faltaba en este menú de rarezas, un baño. Más precisamente el baño de un pub inglés. En realidad vale aclarar que el baño no constituye un artefacto tecnológico o mágico por sí mismo. Sólo sirve de marco para la verdadera causa de los saltos temporales, causa que dejaré que descubran por ustedes mismos.

Del Reino Unido surge esta graciosa película, coproducida entre la BBC y HBO, y que viene a demostrar una vez más que la inteligencia supera a cualquier catálogo de efectos especiales. El director Gareth Carrivick viene de la televisión –ha dirigido capítulos de series como Little Britain y Beautiful People- y se nota mucho en ese film, que exhibe abundantes elementos propios de las sitcoms.

That`s the power of love / That`s the power of love

Ray, Tobe y Pete son tres amigos de más de treinta descontentos de la vida, sin trabajo estable ni mujeres que los consuelen. Para mitigar un poco tanta mala onda, se reúnen en un típico pub inglés para tomar cervezas y hablar de los mismos temas una y otra vez. Ray es fanático de la ciencia ficción y de los viajes en el tiempo, Tobe odia las películas de Hollywood, y Pete es un cínico que se burla de los gustos de sus amigos. El destino querrá que sea este último quien descubra la increíble realidad que oculta el baño. Tras una breve incursión por el mismo regresará a la sala principal, pero en otro tiempo y siendo testigo de una atroz realidad que deberá revertir.


Chicas bonitas, armas supersofisticadas,
y un nerd que debe evitar que se cambie el futuro


Contar más sería arruinar las sorpresas que la historia va ofreciendo. Las idas y venidas que se generan son la perfecta excusa para reirse del subgénero al que hace referencia el título, de las paradojas temporales, del cine de los USA, y de los propios fanáticos. Sketches graciosos se suceden utilizando muy pocos escenarios y algún que otro efecto especial correcto, pero que deja al descubierto el poco presupuesto destinado al film.

El día después de esta noche puede ser muy frío,
así que a abrigarse bien en sus incursiones temporales.


Tal vez donde falla es en su segunda mitad, donde la acción se torna un poco repetitiva en detrimento de la sorpresa y la gracia. Los 83 minutos que dura el film también parecen insuficientes para desarrollar algunos personajes, dejando cabos sueltos que podrían haber sido subsanados con poco (la agente que interpreta Anna Faris entra y sale de la historia sin llegar a asentarse en ningún momento).

Spot para tv

Lo que vale, no obstante, es que el film es consecuente con su mensaje. Contra la marea de superproducciones al estilo Avatar y 2012, los ingleses apuestan a productos sencillos pero con contenido (léase diálogos cuidados e intentos de dar vueltas de tuerca a temas remanidos). El esfuerzo en esta oportunidad, aunque no resulte redondo, es muy loable. Ojalá sigan por esa senda. Y atención: quédense hasta el final de los títulos para ver la conclusión de la historia.



¡ASÍ SÍ!: Humor inglés que deleita.


¡ASÍ NO!: Personajes y situaciones poco explotados.




domingo, 24 de enero de 2010

Música: Suntrip (Günther, 2007)

Ya tenía armada la reseña de un nuevo film cuando sin querer el destino me puso delante a este poeta del dance global y la sexualidad pispireta. Junto a las Sunshine Girls (que son las que verdaderamente cantan los temas), Günther desparrama versos políglotas donde el castellano asoma tímido pero lacerante. Champán, glamour, sexo y respeto son los lemas de este sueco que canta en inglés con acento alemán y que a partir de hoy será un asiduo invitado de este blog decadente.






Hola Hola, Rata Rata Ra

Viva La Summer Holiday, Let's Have A Suntrip Together
Viva La Summer Far Away And Let The Sun Shine Forever

Na Na Na…

Hola Hola… Suntrip

Na Na Na…

Hola Hola… Suntrip


It Is A Hot Day Put On My Flip Flop
Go To Playa De Sol, My Feelings Tip Topped
Give Me Some Lotion To Get Emotion
Seniorita Sex On The Beach

You Make Me So Hot, I Wanna See What You Got
The Night Make Us Burning N' Burning...
Kissing In The Sand, Is This One Night Stand?
I Want You More And More

Hola Hola, Rata Rata Ra

Viva La Summer Holiday, Let's Have A Suntrip Together
Viva La Summer Far Away And Let The Sun Shine Forever

Na Na Na…

Hola Hola… Suntrip

Na Na Na…

Hola Hola… Suntrip


I Do A Striptease And A Fiesta, A Banana Split
No No Siesta
We Go To Shower, It's Happy Hour
Mama Mia, Give Me A Sangria

You Make Me So Hot, I Wanna See What You Got
The Night Make Us Burning N' Burning...
Kissing In The Sand, Is This One Night Stand?
I Want You More And More

Viva La Summer Holiday, Let's Have A Suntrip Together
Viva La Summer Far Away And Let The Sun Shine Forever

Viva La Summer Holiday, Let's Have A Suntrip Together
Viva La Summer Far Away And Let The Sun Shine Forever

Shine Forever…

Na Na Na…

Hola Hola… Suntrip

Na Na Na…

Hola Hola… Suntrip

Oh Gunther, You Make Me Do All Those Crazy Things
I Never Do At Home

I Will Always Be Topless For You

And You Are My Sunny Honey Bunny

Love You Long Time

Sunshine Girl: - Oh, Günther, me obligas a hacer estas cosas tan locas que jamás haría en casa…

Günther: -Siempre estaré en topless para ti”.

sábado, 23 de enero de 2010

Leéte: Algunas peculiaridades de los ojos (Philip K. Dick)


Descubrí por puro accidente que la Tierra había sido invadida por una forma de vida procedente de otro planeta. Sin embargo, aún no he hecho nada al respecto; no se me ocurre qué. Escribí al gobierno, y en respuesta me enviaron un folleto sobre la reparación y mantenimiento de las casas de madera. En cualquier caso, es de conocimiento general; no soy el primero que lo ha descubierto. Hasta es posible que la situación esté controlada.

Estaba sentado en mi butaca, pasando las páginas de un libro de bolsillo que alguien había olvidado en el autobús, cuando topé con la referencia que me puso en la pista. Por un momento, no reaccioné. Tardé un rato en comprender su importancia. Cuando la asimilé, me pareció extraño que no hubiera reparado en ella de inmediato.

Era una clara referencia a una especie no humana, extraterrestre, de increíbles características. Una especie, me apresuro a señalar, que adopta el aspecto de seres humanos normales. Sin embargo, las siguientes observaciones del autor no tardaron en desenmascarar su auténtica naturaleza. Comprendí en seguida que el autor lo sabía todo. Lo sabía todo, pero se lo tomaba con extraordinaria tranquilidad. La frase (aún tiemblo al recordarla) decía:
...sus ojos pasearon lentamente por la habitación.

Vagos escalofríos me asaltaron. Intenté imaginarme los ojos. ¿Rodaban como monedas? El fragmento indicaba que no; daba la impresión que se movían por el aire, no sobre la superficie. En apariencia, con cierta rapidez. Ningún personaje del relato se mostraba sorprendido. Eso es lo que más me intrigó. Ni la menor señal de estupor ante algo tan atroz. Después, los detalles se ampliaban.
...sus ojos se movieron de una persona a otra.

Lacónico, pero definitivo. Los ojos se habían separado del cuerpo y tenían autonomía propia. Mi corazón latió con violencia y me quedé sin aliento. Había descubierto por casualidad la mención a una raza desconocida. Extraterrestre, desde luego. No obstante, todo resultaba perfectamente natural a los personajes del libro, lo cual sugería que pertenecían a la misma especie.
¿Y el autor? Una sospecha empezó a formarse en mi mente. El autor se lo tomaba con demasiada tranquilidad. Era evidente que lo consideraba de lo más normal. En ningún momento intentaba ocultar lo que sabía. El relato proseguía:
...a continuación, sus ojos acariciaron a Julia.

Julia, por ser una dama, tuvo el mínimo decoro de experimentar indignación. La descripción revelaba que enrojecía y arqueaba las cejas en señal de irritación. Suspiré aliviado. No todos eran extraterrestres. La narración continuaba:
...sus ojos, con toda parsimonia, examinaron cada centímetro de la joven.
¡Santo Dios! En este punto, por suerte, la chica daba media vuelta y se largaba, poniendo fin a la situación. Me recliné en la butaca, horrorizado. Mi esposa y mi familia me miraron, asombrados.
—¿Qué pasa, querido? —preguntó mi mujer.
No podía decírselo. Revelaciones como ésta serían demasiado para una persona corriente. Debía guardar el secreto.
—Nada —respondí, con voz estrangulada.
Me levanté, cerré el libro de golpe y salí de la sala a toda prisa.

Seguí leyendo en el garaje. Había más. Leí el siguiente párrafo, temblando de pies a cabeza:
...su brazo rodeó a Julia. Al instante, ella pidió que se lo quitara, cosa a la que él accedió de inmediato, sonriente.
No consta qué fue del brazo después que el tipo se lo quitara. Quizá se quedó apoyado en la pared, o lo tiró a la basura. Da igual en cualquier caso, el significado era diáfano.
Era una raza de seres capaces de quitarse partes de su anatomía a voluntad. Ojos, brazos..., y tal vez más. Sin pestañear. En este punto, mis conocimientos de biología me resultaron muy útiles. Era obvio que se trataba de seres simples, unicelulares, una especie de seres primitivos compuestos por una sola célula. Seres no más desarrollados que una estrella de mar. Estos animalitos pueden hacer lo mismo.

Seguí con mi lectura. Y entonces topé con esta increíble revelación, expuesta con toda frialdad por el autor, sin que su mano temblara lo más mínimo:
...nos dividimos ante el cine. Una parte entró, y la otra se dirigió al restaurante para cenar.
Fisión binaria, sin duda. Se dividían por la mitad y formaban dos entidades. Existía la posibilidad que las partes inferiores fueran al restaurante, pues estaba más lejos, y las superiores al cine.

Continué leyendo, con manos temblorosas. Había descubierto algo importante. Mi mente vaciló cuando leí este párrafo:
...temo que no hay duda. El pobre Bibney ha vuelto a perder la cabeza.
Al cual seguía:
...y Bob dice que no tiene entrañas.
Pero Bibney se las ingeniaba tan bien como el siguiente personaje. Éste, no obstante, era igual de extraño. No tarda en ser descrito como:
...carente por completo de cerebro.

El siguiente párrafo despejaba toda duda. Julia, que hasta el momento me había parecido una persona normal se revela también como una forma de vida extraterrestre, similar al resto:
...con toda deliberación, Julia había entregado su corazón al joven.
No descubrí a qué fin había sido destinado el órgano, pero daba igual. Resultaba evidente que Julia se había decidido a vivir a su manera habitual, como los demás personajes del libro. Sin corazón, brazos, ojos, cerebro, vísceras, dividiéndose en dos cuando la situación lo requería. Sin escrúpulos.

...a continuación le dio la mano.
Me horroricé. El muy canalla no se conformaba con su corazón, también se quedaba con su mano. Me estremezco al pensar en lo que habrá hecho con ambos, a estas alturas.
...tomó su brazo.

Sin reparo ni consideración, había pasado a la acción y procedía a desmembrarla sin más. Rojo como un tomate, cerré el libro y me levanté, pero no a tiempo de soslayar la última referencia a esos fragmentos de anatomía tan despreocupados, cuyos viajes me habían puesto en la pista desde un principio:
...sus ojos le siguieron por la carretera y mientras cruzaba el prado.

Salí como un rayo del garaje y me metí en la bien caldeada casa, como si aquellas detestables cosas me persiguieran. Mi mujer y mis hijos jugaban al monopolio en la cocina. Me uní a la partida y jugué con frenético entusiasmo. Me sentía febril y los dientes me castañeteaban.
Ya había tenido bastante. No quiero saber nada más de eso. Que vengan. Que invadan la Tierra. No quiero mezclarme en ese asunto.
No tengo estómago para esas cosas.


FIN

Título Original: The Eyes Have It © 1953.

miércoles, 20 de enero de 2010

Figuritas: Encuentros cercanos... (Sobre 1)

Regresa la sección que rescata del pasado esos trozos de cartón llenos de magia e infancia. Y no pude evitar la tentación de comenzar con la que es hasta el presente mi película favorita, esta fábula moderna del hombre enfrentado con los misterios del cosmos, y que sirve de catalizador para entender su lugar en el universo. Encuentros Cercanos del Tercer Tipo (o "en la Tercera Fase") fue el segundo boom de Steven Spielberg después de Tiburón, y la película que ayudó a consolidarlo como uno de los mejores contadores de historias modernos. Más información en próximas entregas. Como siempre, haciendo clic en las imágenes podrán acceder a su versión ampliada.