martes, 21 de diciembre de 2010

N10: Juguetes extremos

Un catálogo de juguetes para pedirle a Santa (o al Niño Dios, como se estila por mis pagos), dignos de un Jack Skellington. Inútiles, extraños, terroríficos.



Osito con flatulencias manipuladas a control remoto. Por ahora los modelos no incluyen olores.



La solución perfecta para interactuar con tu mascota digital. Con Caricia Virtual podrás rascarle el piquito sin temor a mordeduras traicioneras.



El premio Nobel de la Paz (¿?) convertido en una figura de acción. Muy americano.



Simpático bebé japonés con problemas de vellosidad. Para depilarlo cuantas veces quieras.



En Japón la letra H se pronuncia "ecchi", término utilizado como sinónimo de "erótico". Este gadget se conecta al puerto USB de la PC, haciendo que el niñito parpadee y se sonroje cada vez que escribes una "H" .



Simulador de Ruleta Rusa. Hermoso pasatiempo para que los infantes aprendan a no temerle a la muerte (UGH!)



La muñeca travesti. Sin palabras.



Asquerosas criaturas inspiradas en las inolvidables Basuritas.



Pee y Poo. Pipí y popó de peluche para combatir la constipación y la polaquiuria.



¡El que lanza la caquita más lejos gana!



Muñeca vampiro para nenas que se duermen con la saga Crepúsculo.



Gatito atropellado. ¿De qué se ríe el nene del packaging?



Barbie zombie, más esquelética que nunca.



Mi pequeño Pony zombie, la mascota ideal de la Barbie zombie.



Un oso con retaguardia de temer.

0 comentarios: