miércoles, 31 de julio de 2013

Titanes del Pacífico (Pacific Rim, 2013)

Estamos ante una de esas películas aptas para determinado público, que requiere dejar el espíritu crítico en la puerta de la sala y permitir que el niño interior tome posesión de los sentidos. Creo que esa fue la idea de Guillermo del Toro, y quien sintonice con sus intenciones la pasará genial. Los demás mejor que busquen un asiento donde proyecten “Antes de la Medianoche”.

La historia es muy simple, y está diseñada para servir de homenaje a todas esas series animadas y películas (eiga) de monstruos (kaiju) gigantes y mechas (robots de gran tamaño controlados por lo general por uno o más pilotos), provenientes de Japón y que han capturado la imaginación de grandes y chicos durante décadas. En Pacific Rim vemos cómo una falla localizada en el fondo del océano deja aflorar varias criaturas de colosal tamaño (denominadas precisamente kaijus), y cuyo hobby consiste en pisotear ciudades enteras. Durante años el hombre construyó máquinas llamadas Jaegers para combatir cuerpo a cuerpo contra ellas, pero su costo y la escasez de buenos resultados deriva en que sean reemplazadas por un muro protector gigantesco. La aparición de monstruos cada vez más poderosos volverá a ponerlas en el centro de la acción.

Escalas

Como ya dije, no debemos ponernos detallistas con el argumento. Simpleza, clichés y personajes estereotipados a granel (salvo el de Ron Perlman que merece película propia) forman parte del cóctel. Nada de esto influirá en mi nota final, porque a diferencia de Man of Steel, el director deja siempre en claro que sus pretensiones fueron las de divertir a la audiencia, ni más ni menos.


 Los buenos

Y vaya si lo consigue. Como fanático del cine japonés que es, nos regala imágenes nunca antes vistas en este tipo de films, con impresionantes batallas cuerpo a cuerpo entre los jaegers y una variedad de criaturas alucinantes.

Una escena que me hubiese gustado ver

Solo algunas cuestiones impidieron que la experiencia fuera perfecta. Por un lado todas las batallas son en escenarios nocturnos. Debería haber incorporado escenas diurnas; es algo que personalmente aprecio porque aumenta el nivel de disfrute de los detalles. La oscuridad del film contribuye a que los primeros planos de algunos combates, sobre todo en el último, sean muy confusos. El monstruo del final además no está a la altura de los demás, ya que no logra crear la sensación de amenaza que el clímax merecía. Y por último, segmentos de la primera mitad con mucho diálogo lograron aburrirme, pero solo un poco.


Excelente gráfico con las influencias de jaegers y kaijus. Clic para ampliar. 



El resto convierte a Pacific Rim en una magnífica película de “monstruos”, plagada de efectos especiales alucinantes y con un 3D que justifica pagar el sobreprecio de la entrada. 


¡ASÍ SÍ!: La película que todo fanático de los mechas y las películas de Godzilla esperaba ver.


¡ASÍ NO!: : Guión flojo, pero coherente con el de la mayoría de las películas en las que se inspira.



3 comentarios:

Belknap dijo...

Mr. Klaatu, la pelicula en ningun momento busca ser mas de lo que es,un sano entretenimiento para que podamos olvidarnos, aunque mas no sea por un rato, de los problemas cotidianos y aunque es seguro que no se va a dar, debiera haber un film con Hannibal Chau, eso si, interpretado por Perlman, y si no se da, ojala que lo vuelva a interpretar a Hellboy. Saludos

El nieto de don Jacques dijo...

Oh no! es la próxima película que deberé soportar en un ómnibus sin el menor deseo de verla!

klaatu3000 dijo...

Don nieto:

Usted se la pierde. Cómprese una tablet y dedíquese a leer los miles de libros que le pasé en el próximo ómnibus que tome.