miércoles, 3 de abril de 2013

El ejército de las niñas hermafroditas



Henry Darger (1892-1973) resulta el claro ejemplo de cómo una personalidad retraída, antisocial y conflictuada acaba dando rienda suelta a su imaginación para evitar caer en el abismo de la locura. ¿O tal vez su obra fue una forma de canalizarla de manera pacífica?

Tuvo una vida sufrida de principio a fin. A los cuatro años, su madre murió al dar a luz a una hermana que sería dada en adopción y a la que nunca conocería. Su anciano padre lo cuidó hasta que, no siendo capaz de hacerse cargo de él, tuvo que internarlo en un orfanato católico en 1900. De allí pasó a una institución psiquiátrica siguiendo el dictado de un médico que consideró "que su corazón no estaba en el sitio adecuado". Posteriormente el diagnóstico de su enfermedad sería "masturbación".

 
Tras varios intentos de huída, logró escapar los 16 años, al enterarse que su padre había muerto tres años atrás. Se instaló en Chicago, consiguiendo trabajo en un hospital católico en el que trabajó realizando tareas de limpieza por los siguientes 50 años, yendo a misa hasta cinco veces por día.


Se sabe que su único amigo, William Shloder, deseaba crear una sociedad protectora de niños desprotegidos y abusados; Henry era de la misma idea. En 1930 se asentó en un departamento que sería su hogar por el resto de su vida. La tremenda obra de este artista fue descubierta por sus caseros tan solo unos días antes de que falleciera en 1973, cuando Darger ya estaba internado en el Hospital de St. Augustine, el mismo en el que había fallecido su padre. 


"The Story of the Vivian Girls, in What is Known as the Realms of the Unreal, of the Glandeco-Angelinian War Storm Caused by the Child Slave Rebellion", o “La Historia de las Vivians” en su versión breve, es una epopeya de 15 volúmenes formada por
más de 15,000 páginas de texto, acompañada de cientos de ilustraciones. La historia habla sobre un grupo de niñas (hermafroditas en su mayoría), habitantes de un planeta eminentemente católico, que tienen épicas batallas contra un ejército de  adultos que esclaviza a las pequeñas y las tortura cruelmente, sin que exista en ningún caso referencia a actos sexuales. Las ilustraciones que acompañan este relato fueron hechas a lo largo de 60 años, con métodos que van desde la acuarela hasta técnicas muy complejas de collage. 



 La deliberada transexualidad de sus personajes, opinan algunos estudiosos, se debe a que Darger nunca mantuvo relaciones sexuales, por miedo a copular con su hermana dada en adopción, con lo cual nunca supo bien cómo era el aparato sexual femenino.


Además de esta obra titánica, Henry escribió una autobiografía de más de 5,000 páginas (unas 250 relatan sus primeros años y 4,672 hablan sobre un tornado que presenció de joven), y una segunda novela de ficción, tentativamente llamada Crazy House, de más de 10,000 páginas.


A continuación les dejo el documental "In the Realms of the Unreal" (Jessica Yu, 2004), donde se analiza muy respetuosamente su insólita obra, tal vez producto del dolor por  los abusos sufridos  en el hospicio donde vivió de niño. El único problema del video: ¡los subtítulos en azul!


1 comentarios:

maldoror dijo...

Extraordinario. El nombre 'Vivian Girls' me sonaba de una banda de rock, pero jamás pensé que había salido de algo real como esto (y aquí el término 'real' es ambiguo)