viernes, 10 de febrero de 2012

Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio (The Adventures of Tintin -2011)

Tintín, el clásico personaje de historietas creado por el belga Georges Remi, mejor conocido como Hergé, regresa a la pantalla grande. Y qué mejor que dos de los principales hacedores de aventuras y entretenimiento de los últimos años para concretar esta tarea. Peter Jakson en la producción y Steven Spielberg en la dirección ofrecen un entretenimiento de primer nivel que no defraudará a los amantes de la aventura, e incluso a los seguidores del personaje.

Las aventuras de Tintín cuenta, entre otras cosas, el primer encuentro entre el joven periodista y su eterno compañero de aventuras, el capitán Haddock. Basada en la historieta homónima publicada en 1943, el guión además se nutre de eventos leídos en otras dos historias: El cangrejo de las pinzas de oro (1941), y El tesoro de Rackham El Rojo (1944). Al comprar la maqueta de un antiguo barco, Tintín ignora que la pieza contiene un secreto oculto por muchos años y codiciado por peligrosos personajes. El principal interesado es un tal Iván Ivanovitch Sakharine, que sabe que la maqueta es la clave para encontrar “El Unicornio”, un barco hundido junto a un fantástico tesoro.


No es la primera vez que el intrépido periodista sale de los cuadritos y cobra movimiento. Para televisión se produjeron dos series animadas basadas en sus álbumes: Les Aventures de Tintin, d'après Hergé (1958-1962), y Les Aventures de Tintin (1991). En cine contó con dos adaptaciones con actores reales: Tintín y el misterio del Toisón de Oro (1961) y Tintín y las naranjas azules (1964). También se realizaron dos largometrajes animados, El templo del sol (1969) y Tintín y el lago de los tiburones (1972), ambas con escasa aceptación por parte del público. La versión de 2011 es la primera que recurre al CGI, recreando por computadora actores reales mediante la técnica de la captura de movimiento.

Fiel al espíritu de la historieta, Spielberg dirige una frenética carrera que no aburre en ningún momento, llena de efectivos toques de humor centrados en la adicción al alcohol de Haddock. Allí están el suspenso policial y la acción, junto a muchos de los inolvidables personajes que supieron poblar páginas y páginas de grato entretenimiento: su fiel compañero Milú, un fox terrier de sorprendente inteligencia, los despistados policías Hernández y Fernández, el profesor Tornasol, arquetipo del científico despistado, y Bianca Castefiore, la rellenita cantante de ópera italiana, entre otros.

Técnicamente la película es sorprendente. Una vez acostumbrados a la versión hiperrealista de Tintín (produce extrañeza al principio), el disfrute es máximo. Uno que conoce algo de animación digital no puede dejar de asombrarse ante escenas en donde todo está en movimiento, como la secuencia de la plaza al principio, donde coexisten más de 50 personas animadas al mismo tiempo sin clonar. Hay una secuencia cerca del final que también deja sin aliento y que simula un espectacular plano secuencia, pensado y ejecutado sin fallas. Y uno de los principales defectos de muchas animaciones CGI acá está resuelto a la perfección, y tiene que ver con la humanidad en la mirada de los personajes. Los ojos no son duros, sino que se mueven de manera natural incrementando la expresividad de los personajes.

En cambio lo que decepciona, y mucho, es el efecto 3D. Algo inexplicable teniendo en cuenta que son las películas de animación las que menos problemas técnicos presentan para que se luzca en todo su potencial. Durante numerosos tramos probé sacándome los lentes, y la película se veía casi sin ningún tipo de distorsión. Mi consejo: no gasten dinero y véanla en su versión normal.

Salvo este detalle, y un final que no resultó tan espectacular como era de esperar, el film es un gran homenaje al personaje de Hergé, respetuoso de su espíritu y muchísimo más entretenido que sus adaptaciones animadas. Me atrevería a decir, más allá de cualquier mínimo defecto que pudiéramos encontrarle, que estamos ante uno de los mejores films animados por computadora de todos los tiempos.

Y un consejo final importante: eviten llevar niños menores de 10 años. La relativa complejidad de la historia y el tipo de humor que maneja sólo logrará que los infantes se duerman, o que hablen todo el tiempo demostrando su aburrimiento. Ambas cosas las viví/sufrí durante la proyección.




¡ASÍ SÍ!: Perfecta combinación de aventuras y humor, donde el rubro técnico es simplemente asombroso.


¡ASÍ NO!: Otra película con un 3D pobre y prescindible.





1 comentarios:

Belknap dijo...

Mr. Klaatu, la tendre en cuenta, aun no la he visto. Un saludo.