jueves, 2 de febrero de 2012

La cosa del otro mundo (The Thing, 2011)

En 1982 John Carpenter nos regalaba una de las remakes más intensas de la historia de la ciencia ficción y el terror. “The Thing” era su nueva versión del clásico de 1951”The Thing from Another World” (El Enigma de otro mundo/La Cosa), dirigida por Christian Nyby e inspirada en el relato “Who Goes There?” (1948) de John W. Campbell. En su momento la película fue un fracaso comercial, principalmente por culpa de otro extraterrestre que el mismo año cautivó a la familia: “E.T.: The Extra-Terrestrial”. Sin embargo, el paso de los años hizo que su película adquiriera estatus de culto gracias a una legión de fans que evitó que cayera en el olvido. Sospecho que Matthijs van Heijningen Jr., el director de esta nueva versión, se encontraba dentro de dicha legión.

The Thing versión 2011 está planteada como una precuela que narra los sucesos acontecidos en la base antártica noruega donde se originó todo, justo antes de lo visto en la película de Carpenter. Tras hallar una nave extraterrestre y a la criatura que la tripulaba bajo la nieve, los noruegos solicitan la ayuda de un equipo estadounidense encabezado por la doctora Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead), recurso necesario para que el film fuera hablado casi en su totalidad en inglés. Por si no conocen la historia original (¡fatal error!), las células de esta criatura comienzan a invadir a todos los seres vivos de la base adoptando su forma. El problema es que resulta difícil reconocer quién es humano y quién dejó de serlo, y cuando esto ocurre, la entidad provoca las más horripilantes transformaciones en los cuerpos “poseídos”.

Uno no puede evitar el prejuicio cuando deciden revivir clásicos, ya sea en forma de precuela, continuación o reversión. En este caso debo decir que el resultado no me desagradó. tanto como esperaba La versión de que Matthijs van Heijningen Jr es muy respetuosa de la original de Carpenter. Tal vez demasiado. Por momentos no sabemos si estamos viendo una precuela o una remake ya que varias de las escenas parecen calcadas, conspirando contra cualquier intento de contribuir de manera novedosa con la mitología. Poco es lo que se agrega a lo que ya conocíamos: tal vez la nueva prueba para detectar a los contaminados, no mucho más.

Los efectos especiales por suerte no abusan del CGI. Son correctos y en varias secuencias se utilizaron prótesis y animatronics para respetar el espíritu de la original. Hasta ese punto el director quiso mantenerse fiel a la obra maestra para no molestar a los fans. Respecto a las transformaciones, conceptualmente son inferiores a las de 1982. Aquí no abunda tanto el gore y las mutilaciones son más espectaculares que terroríficas. Mucho cuerpo abierto y pocas víceras.

Y si bien cada tanto se consiguen genuinos momentos de suspenso, le falta mucho para igualar la asfixiante tensión que conseguía Carpenter a lo largo de su historia. Acá tenemos una larga introducción, y cuando se desata el caos, no se detiene más. El nuevo director no sabe dosificar los golpes de terror con los momentos de desesperante calma, y gira los eventos hacia la acción más directa. Una decisión que altera notablemente el espíritu de La Cosa, pero que así y todo convierte a esta película en un divertimento que puede disfrutarse si no tenemos los ojos demasiado puestos en La Cosa anterior. Tarea difícil por cierto.






¡ASÍ SÍ!: El respeto por la película de Carpenter. Emociona escuchar la banda sonora original de Ennio Morricone y ver, sobre todo al final, cómo se suceden los eventos que desencadenarán el horror en la base McMurdo.


¡ASÍ NO!: Menos terrorífica que la de 1982. Una película con pocas novedades, demasiado lineal, y que abusa de la acción.




1 comentarios:

Belknap dijo...

Mr. Klaatu, esta nueva " The Thing " es correcta, entretiene, a mi me gusto, pero la del maestro Carpenter es mejor. Un saludo.