domingo, 20 de junio de 2010

Momentos imborrables: El gran dictador (1940)

Una muestra de porqué Chaplin fue el más grande. Cómo no sabía qué escena elegir, opté por dejarles las tres. El discurso final, aunque por momentos peque de ingenuo, aún conmueve. Piensen, sobre todo, que la película data de 1940: la segunda guerra recién comenzaba y EEUU aún miraba para otro lado.






Discurso Fuït

Globo terráqueo

Discurso final

1 comentarios:

El nieto de don Jacques dijo...

Es interesante notar que por discursos como ese, diez años después, a Chaplin lo corrieron de los EE.UU.