lunes, 14 de junio de 2010

Criatura de la noche/Déjame entrar (Let the Right One In, 2008)

Muchos pregonan que todo está dicho, que no hay historias nuevas que contar. Es ésta una afirmación discutible, aunque debemos reconocer que en el ámbito cinematográfico hace rato que las ideas se reciclan una y otra vez con mayor o menor fortuna. ¿Eso está mal? No, siempre y cuando se les encuentre a las historias una vuelta que aporte nuevas perspectivas y que generen interés. Algo que ocurre felizmente con "Låt den rätte komma in", donde la típica historia del niño maltratado por sus amigos que se sobrepone con un poco de ayuda sobrenatural, se manifiesta con tanta fuerza que logra momentos de dramatismo poco habituales en las películas de género.


Oskar es un chico de 12 años que diariamente debe soportar las burlas de sus compañeros de clase. De carácter altamente introvertido, canaliza sus frustraciones coleccionando las noticias policiales del periódico local mientras fantasea con acuchillar al primero que se le cruce por el camino. Su vida cambia cuando se muda al departamento contiguo una niña llamada Eli, y a quien vé sólo de noche en el parque que rodea al edificio. El primer encuentro no resulta demasiado prometedor, pero de a poco se establece entre ellos una relación que supera la simple amistad. La niña es un vampiro, y cuenta con la asistencia de Hakan, un misterioso hombre que noche a noche se encarga de proveerle la sangre que tanto necesita. Estos crímenes misteriosos no pasan desapercibido para los habitantes del lugar. Un grupo de vecinos seguirá el rastro del asesino, mientras Oskar comienza a sospechar que Eli oculta un secreto que puede ponerlo en peligro.



El “déjame entrar” del título refiere a una de las tantas características que alimentan el vampirismo clásico: el chupasangre no puede ingresar a un sitio sin la invitación de sus residentes. También son destruídos por la luz solar, infectan a los humanos con su mordida, y vuelan como tiernas golondrinas de un edificio a otro.


Lo que convierte a esta película sueca, simple en su concepción y de escasos aportes al mito vampírico, en una pequeña obra maestra, es el modo en que el director Tomas Alfredson consigue transmitir climas y emociones. Los paisajes nevados de ese suburbio de Estocolmo, donde transcurre la mayor parte de la acción, acompañan de manera perfecta el tono lúgubre de la historia. Tanto como la sobria e hipnótica banda sonora maquinada por Johan Söderqvist. Una historia que avanza de manera pausada, sin grandes sobresaltos, concentrándose en las magníficas actuaciones de los niños protagonistas y de algunos secundarios que entran y salen de la historia cada vez que resulta necesario. Un film que narra a través de lo que no cuenta, de lo que apenas deja vislumbrar.


No falta la sangre y unas cuantas escenas impactantes que justifican su presencia en cualquier ciclo de cine de terror, pero dosificado todo de una manera que amplifica su impacto. El hecho que la niña no ande por allí prendiéndose de los cuellos gratuitamente y la forma en que lentamente abre su intimidad a Oskar sin recurrir a fórmulas remanidas, la humanizan, provocando escalofríos que en otras circunstancias no hubieran existido.


La película, que hasta ahora ganó "apenas" 60 premios internacionales según IMDB, está basada en la novela homónima del escritor sueco John Ajvide Lindqvist, traducida al alemán, ruso, inglés, y español. En octubre de este año se estrena la versión estadounidense, dirigida por Matt Reeves (el mismo de Cloverfield) y protagonizada por Chloe Moretz y Kodi Smit-McPhee en los papeles principales. Esperemos que, como en el caso de REC y Quarantine, el traspaso sea al menos la mitad de bueno que el original.

Trailer

Un sofisticado plato que se disfruta mejor chupándose un dedo cortado.



¡ASÍ SÍ!: Gran dominio de la narrativa visual, donde las palabras apenas son necesarias.


¡ASÍ NO!: Las simplificaciones que se hacen del libro, donde entre otras cosas se explica que Eli es un chico y su ayudante un pederasta, además de tocar temas más profundos como las drogas y la prostitución.



4 comentarios:

@ngel dijo...

Grandiosa película ,cuando la vi me sorprendio mucho ,que deficil debe ser poder plasmar el aire que le da el director en la pantalla y que la crítica se rinda a sus pies ,saludos!

rvs dijo...

Creo que la adaptación del libro es excelente, no es simplificación. Los propios autores, directores, escritor, dijeron en algún momento que pensaron en hacer dos películas y finalmente desistieron (con lo que señalas se omite). Yo creo que la elección fue buen y le dieron fuerza a uno de los elementos claves del libro, meter todo probablemente la hubiera arruinado.
La mejor película del año pasado (más allá de que a Córdoba llego éste... ya la ví tres veces...)
Che Rubén el comiquero no anda por ahí que nunca sube nada al facebook????

Klaatu3000 dijo...

Tengo que leer el libro. Hasta ahora no he encontrado la versión en español. Y sí, mezclar tantos temas podría haberla perjudicado. Rubén siempre está, nada más que se mueve en las sombras, como una criatura de la noche. ¡Beware!

Lucas Corso dijo...

Y para que tenes un amigo comiquero si no es para que te consiga por lo menos un libro como la gente nene?? Ya lo tenes separado debajo del mostrador, listo para llevar!! Vi la peli, gracias a las recomendaciones de Roberto y tuyas, y en verdad me sorprendió, que clima!! que personajes!!que momentos!!jaja. Y hasta ahora el libro no se queda atras!! Roberto.. Klaatu3000 tiene razon, siempre estoy ahi, viendo jajaja un abrazo!!!