lunes, 10 de diciembre de 2012

ParaNorman (2012)



Película de animación estadounidense de los mismos realizadores de Coraline. Norman es un niño que puede ver fantasmas, aunque nadie le cree y por tal motivo no tiene amigos. Un día se le aparece su tío Prenderghast, instándolo a practicar un ritual que salvará a pueblo de Hollow Blithe de la maldición de la bruja, ejecutada 300 años antes y que levantará de sus tumbas a los siete responsables de su muerte. El ritual no llega a realizarse y los zombies avanzarán hacia el poblado. Norman, junto a un grupito de bizarros personajes, deberán detener a los muertos vivientes y a la bruja que despierta y amenaza con destruir el pueblo lanzando una feroz tormenta.

Un film que se destaca principalmente por el asombroso stop-motion: tres años de producción que acabaron en una de las realizaciones que mejor ha usado esta técnica. Salvo por algunos movimientos entrecortados de los personajes, parece que estamos ante un producto de CGI puro.

  
Por momentos muy sombría, es una historia recomendada para niños mayores de 9 o 10 años. Además de no haber demasiadas situaciones graciosas para los más chicos (aunque sí para los grandes, con guiños a clásicos del cine de terror), el tratamiento que se hace del tema de la muerte puede perturbar a los pequeños más sensibles. Los padres conservadores incluso podrán objetar ciertos momentos políticamente incorrectos, pero... 

No hay que subestimar a los niños. En mi caso considero que lo comentado constituye una de sus principales virtudes, tal como supiera aplicar con acierto Tim Burton en otras épocas (el muchacho debería ver detenidamente Paranorman para recuperar ese espíritu que los años le quitaron). La historia además expone temas de índole adulta y que servirán de disparadores para la mente del público menudo (y de algunos mayores también): el miedo a lo diferente, la intolerancia, el abuso de poder, la violencia irracional con que los adultos intentan resolver determinados conflictos…

A pesar de tantas virtudes, la película tiene sus puntos débiles. Lamentablemente no mantiene un ritmo firme y por momentos se estanca en situaciones poco interesantes que la tornan algo lenta, además de desaprovechar el potencial de algunos personajes. Eso sí,  hacia el final despliega lo mejor de sí e impacta con un desenlace muy bien logrado.



¡ASÍ SÍ!: Excelente uso del stop-motion. Bella estética que remite al expresionismo. Abundancia de temas adultos que agitarán los cerebros de los preadolescentes más inquietos.



¡ASÍ NO!: Ritmo irregular. Situaciones y personajes desaprovechados.





0 comentarios: