miércoles, 9 de mayo de 2012

2x1: Ronal Barbaren (2011) / Fase 7 (2011)


Ronal Barbaren /Ronal the Barbarian (2011)
Animación danesa para adultos que, sin llegar a la perfección de Dreamworks y Pixar, cumple más que bien en el rubro técnico. Los animadores Kresten Vestbjerg Andersen, Philip Einstein Lipski y Thorbjorn Christoffersen crean una parodia de Conan y obras similares que, aunque comienza de manera poco auspiciosa, crece en diversión y ocurrencias a medida que avanza la película. Ronal es un escuálido guerrero vikingo que debe rescatar a los de su clan, tras ser secuestrados por el malvado Lord Volcazar. Para ello se unirá a un juglar que buscar perder la virginidad y a una guerrera de temer que no consigue novio. Despareja en su desarrollo, la película alcanza momentos memorables como cuando Ronal utiliza un elixir para hacerse invisible o cuando se encuentra con las feroces amazonas. Un film repleto de chistes de índole sexual, muy buenas escenas de acción y graciosos personajes.


¡ASÍ SÍ!: Recomendable fábula con tintes roqueros que se burla del género de la espada y brujería.


¡ASÍ NO!: La primera media hora no engancha demasiado, pero la espera termina valiendo la pena.



Fase 7 (2011)
Película argentina ganadora del premio a mejor guión en el último festival de Sitges. La historia se plantea como una comedia de ciencia ficción que se burla de la exageradamente promocionada pandemia de gripe A del 2009. Los inquilinos de un edificio de departamentos deben cumplir con una estricta cuarentena mientras el mundo se ve azotado por una peste de la que la televisión apenas informa. El insulso Coco (Daniel Hendler) y su mujer Pipi (Jazmín Stuart) deberán soportar el encierro y a sus impredecibles vecinos, entre los que se destacan un obsesivo de las armas (Yayo) y un amable anciano (Federico Luppi). La primera película de Nicolás Goldbart resulta un buen intento de incentivar el cine de género en Argentina, aunque aún le falta afinar detalles para alcanzar el nivel de otras obras extranjeras de las que se nutre. A pesar de lo que opinen en Sitges, el guión tiene huecos que le resta puntos. No resulta creíble que los inquilinos acepten como corderitos la reclusión, sin intentar violar la cuarentena en algún momento ya sea por curiosidad o por hastío. El desarrollo de algunos personajes y ciertas reacciones forzadas también conspiran contra la credibilidad general. Sin embargo hay valores a destacar: el trabajo de fotografía y efectos especiales resultan profesionales, así como las actuaciones, sobre todo la de Yayo con un papel hecho a su medida. La historia, en cambio, y a pesar del acertado tono de humor y referencias localistas, se parece demasiado a otras que ya vimos y sorprende poco.


¡ASÍ SÍ!: Buen exponente del cine fantástico argentino que, con pocos recursos, se anima a romper los esquemas preestablecidos (estamos cansados de que el cine argentino sea siempre dramas o comedias costumbristas).


¡ASÍ NO!: Muy lenta por momentos. La sobreactuación de Jazmín Stuart. Demasiado influenciada por otros filmes de temática similar.


0 comentarios: