lunes, 14 de mayo de 2012

2x1: No le temas a la oscuridad (Don't Be Afraid Of The Dark)


No le temas a la oscuridad (Don't Be Afraid Of The Dark ,1973)
Telefilm de los años setenta muy valorable si tenemos en cuenta el presupuesto que solía destinarse a estas producciones y los condicionantes del medio al que va dirigido. Una joven pareja hereda una lúgubre casona. Una chimenea tapiada en el subsuelo de la propiedad despierta la curiosidad de la protagonista, que termina restaurándola a pesar de las advertencias del cuidador del lugar. Como consecuencia son liberadas tres diminutas criaturas de aspecto humanoide, cuyas intenciones no se clarifican hasta bastante avanzada la historia. Si algo hay que criticarle a la película es la estructura del guión, de desarrollo lento y algo errático. Pero el clima que logra instaurar es de lo mejor de esa década. Cualquiera que haya visto esta película de niño seguramente habrá sufrido severas pesadillas. Las tomas nocturnas del exterior de la casa, y los rostros sombríos de las criaturas asomando entre el mobiliario aún provocan escalofríos. La banda sonora de Marco Beltrami es gran responsable de que ello ocurra.



 ¡ASÍ SÍ!: Miedo de bajo presupuesto altamente efectivo.


¡ASÍ NO!: El caprichoso accionar de los monstruitos.






No le temas a la oscuridad (Don't Be Afraid Of The Dark , 2011)
Sally es una niña con severos conflictos emocionales por culpa de la separación de sus padres. El destino la llevará a vivir junto a su padre y a su madrastra en un lúgubre caserón del siglo XIX en pleno proceso de restauración. Muy pronto descubrirá que bajo la escalera principal se esconde la entrada a un sótano que alberga una chimenea cerrada herméticamente y que oculta un ancestral secreto: diminutas criaturas que, aunque al principio logran atraer la atención de la niña, pronto se volverán extremadamente peligrosas.
Estamos ante la remake producida por Guillermo del Toro del telefilme de 1973, con cambio de protagonista, nuevo diseño de criaturas (hadas o duendes maléficos que se alimentan de dientes y secuestran niños), y una trama adaptada a los tiempos que corren. Aún así el film destila cierto aire retro que resulta interesante, ya sea por la forma de dirigir del debutante Troy Nixey (ilustrador de cómics), tal vez por el imponente marco gótico de la casona. Lamentablemente la falta de estilo de los bichejos (una mezcla de ratas, gárgolas y gremlins) les resta atractivo. Por momentos la historia se vuelve muy lenta, convencional (la niña deberá luchar contra los duendes y el escepticismo de los adultos), y cuando los diabólicos personajes atacan son expuestos demasiado, restándole suspenso y haciendo que el verdadero miedo se diluya. Entre los puntos a destacar está el soberbio diseño de producción, la introducción del elemento feérico, y la excelente actuación de la pequeña Bailee Madison.


¡ASÍ SÍ!: como película de “monstruos” (mi debilidad), cumple. Para mirar con ojos de niño.


¡ASÍ NO!: escasez de miedos.





0 comentarios: