lunes, 27 de julio de 2009

La Tierra de los Perdidos (Land of the Lost, 2009)

Confieso que no soy muy devoto del tipo de humor que practica Will Ferrell. Salvo honrosas excepciones (como en Más Extraño que la Ficción, 2006), la mezcla de vulgaridades y chistes fáciles hacen que opte por mirar otra cosa. Y no es precisamente porque sea cultor de la sutileza, quienes vengan siguiendo este blog lo sabrán. Es que Ferrell y su estilo no son de mi agrado, lo siento si alguno de ustedes es fanático de él.

Y en Land of the Lost está presente casi todo el tiempo. Algo que desconcertará a los padres que lleven a los niños más pequeños al cine, pensando que estamos ante un film al estilo del Viaje al Centro de la Tierra de Brendan Fraser. La seguidilla de chistes mediocres cargados de connotaciones sexuales desnaturaliza de cierta manera una historia que se vende como familiar. No obstante no debe cundir el pánico: como todo es verbal los más pequeños no entenderán nada de lo que se dice (habrá que ver cuánto de esos diálogos se modifican en la versión doblada al castellano, yo la he visto subtitulada).

No siempre el pajarón es el que bate las alas...

Inspirada muyyyy libremente en una serie de tv de los setentas, la película relata cómo el científico Rick Marshall (Will Ferrell) inventa un dispositivo que le permite saltar a otras dimensiones. El acelerador de taquiones amplifica el efecto de estas partículas subatómicas que, al moverse más rápido que la luz, pueden alterar el entramado espacio-temporal y viajar al pasado. Junto a una seguidora de sus trabajos científicos, Holly Cantrell (Anna Friel), y el encargado de una atracción perdida en medio del desierto, Will Stanton (Danny McBride), serán transportados a un mundo donde el pasado, el presente y el futuro confluyen indistintamente.

Uno de los motivos por los que vale ver la peli: el fantástico trabajo de los artistas conceptuales

En ese particular planeta con tres lunas se harán amigos de un simio humanoide llamado Cha-ka, los perseguirá un T-Rex de mal carácter, y se enfrentarán a una raza de hombres lagartos bajo el mando de Enik, cuyo objetivo es cruzarse a la Tierra y conquistarla.

El dinosaurio a punto de convertir en realidad el deseo de este "crítico", aunque sólo sea por unos minutos

Lo mejor del film son los tramos donde el dinosaurio hace su aparición, particularmente la secuencia en la que varios atacan un camión de helados caído literalmente del cielo. También el tramo final con el ejército de lagartos atacando remite a los emocionantes escenarios plasmados en las portadas de los viejos pulp. El resto, en cambio, no presenta demasiado interés, salvo ciertos detalles de fondo que por lo general pasan demasiado rápido (como las cosas que se observan en el desierto, plato volador incluído).

"¡Will, volvé a la tv y dejanos vivir!"

En definitiva, una tibia remake con el sello Ferrell, donde mezcla su trabajo de Saturday Nigth Live con una obra concebida originalmente para el público infantil, y que sale bastante bien parada gracias a que mantiene el ritmo en todo momento.

El trailer pueden verlo en la siguiente entrada.


¡ASÍ SÍ!: Le regalo media neurona sólo porque los efectos especiales son impecables y Will podría haber estado peor (para que no digan que me ensañé con él).


¡ASÍ NO!: ¿Eran necesarios los besos de lengua entre Ferrell y el mono, o hablar de pitos de zombies, sólo por mencionar algunos ejemplos?




1 comentarios:

Anónimo dijo...

A MI ME ENCANTO TOTALMENTE LA PELI, EN ESPECIAL POR LOS DECORADOS DE LA PELI, SE LUCIERON BIEN...POR FIN ALGO DESCENTE Y NO LA TIPICA PELI