viernes, 31 de agosto de 2012

Los Indestructibles 2 (The Expendables 2, 2012)


¡Bienvenidos a los 80s! Bienvenidos a una función que celebrarán aquellos niños y adolescentes de alma que supieron disfrutar en el pasado de las correrías de los Stallone, Van Damme, Schwarzenegger, Willis y Norris contra dictadores tercermundistas, terroristas y villanos de dudosa calaña. Las nuevas generaciones irán tal vez para ver una de acción más, pero se perderán lo más jugoso. Una pena por ellos. Porque Los Indestructibles 2 es una fiesta para los nostálgicos y amantes de la acción pura de ayer y de hoy. Abstenerse mujeres fanáticas de "Sex and the City", críticos con pretensiones intelectualoides y fundamentalistas de izquierda.

Los Indestructibles 2 tiene lo peor y lo más divertido de la década dorada del cine de acción. Una historia simple, chistes tontos y mucha pelea inverosímil. Sin mencionar la durísima actuación de Arnold. ¡Todas cosas que adoramos, por supuesto!

El argumento presenta por un lado a los buenos, liderados por Silvester Stallone, a los malos, con Jean-Claude Van Damme a la cabeza, y en el medio un cargamento de plutonio abandonado por los rusos durante la guerra fría, y disputado por los dos bandos en alguna remota región de europa del este.

Los condimentos de este manjar sazonado con pólvora son: acción muy bien calculada y ejecutada por Simon West (Con Air, Tomb Raider, The Mechanic), abundantes dosis de humor con muchas referencias al pasado de las figuras protagonistas (lamentablemente gran parte se pierde en la traducción), y tiros y sangre y cabezas explotando por doquier.


El elenco es casi el soñado por los amantes de este tipo de cine, y que nunca hubiésemos imaginado ver juntos alguna vez. Como ya saben quienes son, sólo me detendré en comentarios puntuales. Sorprende que Jet Li apenas participe los primeros minutos y luego desaparezca, pero resulta gratificante disfrutar del mayor protagonismo de Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger. Verlos compartir escenas junto a Sly resulta tan extraño como grandioso. También es bueno tener a Jean-Claude de regreso, sobre todo luego de ver su propio reality show donde cuenta lo deprimido que está.  Poco hay para agregar de la dupla Statham-Stallone, dos héroes de acción de generaciones diferentes pero que juntos funcionan a la perfección. Para que las mujeres no se sientan desplazadas destacaré el cameo de Charisma Carpenter, y a la exótica Nan Yu, con un papel a la altura de tanto hombre musculoso pasado de años.


Para el final dejé la que tal vez sea la participación más esperada. Y teniendo esto en cuenta, los guionistas supieron darle el lugar que se merecía, destacándose por sobre los demás cada vez que aparece en la pantalla. Sí, me refiero a Chuck Norris, el protagonista absoluto de la mejor escena de la película, con homenaje a Sergio Leone incluído.


Casi todos están grandes, arrugados, y con la voz floja, pero poco o nada altera este detalle la diversión general. Una película muy superior a la primera, que no pretende inventar la pólvora (Nolan, tomá nota) y que ofrece exactamente lo que uno va a buscar. 



¡ASÍ SÍ!: Entretenimiento garantizado de punta a punta. Un show de estrellas irrepetible (hasta que salga la tercera parte).


¡ASÍ NO!: Mal equilibrada la participación de algunos actores. Con un guión un poquito más elaborado hasta la nominan al Oscar. ¡Esperemos que Nicolas Cage sea convocado como el próximo malo!







martes, 28 de agosto de 2012

Batman: Figuras de acción de Hot Toys (parte 2)

Última parte de las figuras de acción dedicadas a la trilogía de Nolan sobre Batman, gentileza de la empresa Hot Toys. Clic para ampliar.




















 
 







lunes, 27 de agosto de 2012

Batman: Figuras de acción de Hot Toys (parte 1)

Hace unas semanas compartí un stop motion con Batman, The Jocker y Bane como protagonistas. Allí comenté que los muñecos utilizados pertenecen a la empresa Hot Toys, con sede en Honk Kong. Increíbles figuras a escala 1/4 o 1/6 que dejarán sin dormir a más de un coleccionista. Por lo pronto les dejo algunas imágenes para que sufran como yo. No quiero ni averiguar cuánto costarían en Argentina.