miércoles, 15 de agosto de 2012

The Dark Knight Rises (2012)


Por estos días se ha vivido un enfrentamiento tan inesperado como bizarro. Y lo digo con conocimiento de causa. Pareciera haber un séquito de fanáticos de Batman que no soporta el suceso de las películas de Marvel, la casa competidora, y esgrimiendo el éxito de la saga del encapuchado acuden al cine con exageradas expectativas. Tantas que no soportan un cierre de la saga que no está a la altura de las circunstancias. Con sorpresa veo como estos “antimarvelianos” y ciertos críticos especializados evitan ver lo obvio y sobrevaloran el film. La verdad es que esta película no dá para un excelente, es más, está lejos de esta calificación. Y lo dice alguien imparcial en esta guerra, alguien que desde chico bebió casi exclusivamente de la fuente de DC. Quienes estén dispuestos a leer y tolerar un comentario desapasionado, están invitados a continuar.

La tercera parte de la saga transcurre ocho años después de la muerte de Harvey Dent, evento que concluyó con la desaparición de Batman tras declararse culpable del homicidio. En la actualidad la ley Dent liberó las calles de ciudad Gótica de delincuentes, y Bruce Wayne se encuentra recluido en su mansión, aislado del mundo y con serios problemas de salud. La paz se acaba con la aparición de Bane, un villano dispuesto a manipular delincuentes y personas influyentes con el objetivo de quedarse con las empresas Wayne y su tecnología secreta. Entre los personajes manipulados está gatúbela, una ladrona de joyas que desea limpiar su historial criminal.


Si hay una palabra que la define perfectamente es: pretenciosa. Christopher Nolan, bajo la presión de entregar un film mucho más adulto y oscuro que el anterior, ofrece una historia de casi tres horas de duración con muchísimos diálogos. Demasiados para lo que uno espera de una película de “superhéroes”. Pareciera que “drama” es sinónimo de calidad, y Nolan la exprime de manera excesiva.


No es que falte la acción. La hay y muy buena, pero las tres o cuatro escenas fuertes terminan diluyéndose entre tanto parlamento y preparativos. 



Seguramente tiene que ver con que Dark Knight Rises no es una película sobre Batman. Sí lo era la primera, contando su origen. La segunda fue una película sobre el Jocker. Y ésta es una de Bruce Wayne y sus traumas.
 
Y no hubiese estado mal si el guión hubiese equilibrado el drama con la acción, porque resulta fundamental la profundidad impuesta al personaje de Wayne para diferenciar este producto de los otros. Lástima que a la película le faltó más épica.


Bane es un villano interesante, pero está a años luz del Jocker de  Heath Ledger en todo sentido. Sí, las comparaciones en esta instancia son inevitables. Tom Hardy hace un buen trabajo con la voz (distorsionada) y el cuerpo, aunque al estar su rostro cubierto todo el tiempo se pierde esa gestualidad amenazante que podría competir con el primero. No obstante es infinitamente superior al Bane que vimos en Batman y Robin, del amado-odiado Joel Schumacher.

Y no puedo dejar de destacar un par de cosas más que me molestaron (en distinto grado) del guión. En primer lugar, muchas de las sorpresas y acontecimientos del final se ven venir desde casi la mitad de la película, indicador de que el trabajo no está tan bien hecho. En segundo lugar, Nolan reincide en lo que más me molestó de la película anterior: el mensaje con olor a pseudomoral naif que choca con la oscuridad de la trama. Antes fue la secuencia en los Ferrys, donde los presos de pronto son excelentes personas y evitan volar el barco vecino. Acá hay una batalla entre malvados y policías que sin dudas le gana en patetismo, y varias situaciones con el jefe de policía interpretado por Matthew Modine (personaje innecesario si los hay) que da vergüenza ajena.




Hay más cosillas, como ciertas incoherencias en el plan de Bane que no puedo revelar acá, y las insólitas decisiones de la policía de ciudad gótica que favorece los planes del villano, y que contribuyen a enrarecer la trama. Temas que merecen un debate en otro ámbito.

Si el film no aburre y supera tanto problema es gracias al oficio de Nolan, narrador habilidoso, sobre todo cuando cuenta en paralelo eventos presentes y pasados. Allí hipnotiza a la audiencia y es imposible siquiera parpadear.



Los elementos tecnológicos, aunque escasos, son geniales: tenemos así la batimoto o batpod, con novedosas ruedas rebatibles que permiten maniobras imposibles, y el “murciélago”, una impresionante mezcla entre batimóvil y batiavión que parece extraído de películas como Blade Runner.

También el elenco merece un reconocimiento especial. Christian Bale retoma el protagonismo luego de una segunda parte que lo tuvo en las sombras, y nos hace sufrir con el profundo drama que atormenta a Bruce Wayne. Joseph Gordon-Levitt interpreta a un policía honesto que tendrá mucha importancia en la resolución del conflicto ante la ausencia de Batman y de un comisionado Gordon neutralizado. Marion Cotillard, Morgan Freeman y Michael Caine aportan perfomances acordes a su nivel aunque no tengan demasiado tiempo en pantalla. Pero si alguien sorprende gratamente, esa es Anne Hathaway. Una actriz que venía condenada por su pasado actoral y de quien todos descreíamos. Por suerte los resultados aplastaron el prejuicio previo, y su gatúbela termina siendo magnífica, sexy y alejada de la caricatura.


The Dark Knight Rises no alcanza el nivel de sus predecesoras, pero se destaca entre la mediocridad reinante en Hollywood.




¡ASÍ SÍ!: Muy buenas escenas de acción. La profundidad del personaje de Bruce Wayne. Una gatúbela estupenda.


¡ASÍ NO!: Apenas parece una película de Batman. Plagada de inconsistencias. Tal vez con otro villano y menos pretensiones (los 45 minutos que le sobran son síntoma de ello), el círculo hubiese cerrado mejor.





3 comentarios:

Belknap dijo...

Mr. Klaatu, a la fecha aun no la he visto, esperare a otro momento. Es interesante la de opiniones encontradas, a mis compañeros de trabajo les encanto, incluso, parece que dos de ellos lloraron, yo no estaba y luego hay muchas personas a las que no les gusto, y otras tantas que opinan que es un film muy largo. Por mi parte, ya me llegara el momento de verlas, si no es este año, sera algun otro, un saludo y nuevamente, ¡ que buenos muñecos los del post anterior!.

klaatu3000 dijo...

Mr Belknap
Creo que, en parte, las disidencias tienen que ver con lo que mencioné al principio. Resulta demasiado doloroso reconocer luego de tanta expectativa, que la película no está a la altura de la saga, por eso algunos van a defender lo indefendible ciegamente. Me tocó ir al cine con gente que lloró también (los que hacen de ésto una cuestión de estado), y otros ultrafanáticos que reconocieron las deficiencias del film. Como pasa con TODAS las películas, la última palabra la tiene uno mismo. Lo mío es sólo una humilde apreciación. Por eso, por más malas críticas que tenga un film, no hay que dejar de verlo salvo que las críticas sean unánimes.

A favor te diré algo que no puse en el comentario. No alcanzó para hacerme llorar, pero el final, las dos veces que lo ví, consiguió ponerme la piel de gallina.

Y muy pronto subiré un post dedicado exclusivamente a esos fantásticos muñecos.

Anónimo dijo...

"Lástima que a la película le faltó más épica" Tremenda crítica. Muy buena. Le pusiste palabras a mis sensaciones