miércoles, 31 de julio de 2013

Titanes del Pacífico (Pacific Rim, 2013)

Estamos ante una de esas películas aptas para determinado público, que requiere dejar el espíritu crítico en la puerta de la sala y permitir que el niño interior tome posesión de los sentidos. Creo que esa fue la idea de Guillermo del Toro, y quien sintonice con sus intenciones la pasará genial. Los demás mejor que busquen un asiento donde proyecten “Antes de la Medianoche”.

La historia es muy simple, y está diseñada para servir de homenaje a todas esas series animadas y películas (eiga) de monstruos (kaiju) gigantes y mechas (robots de gran tamaño controlados por lo general por uno o más pilotos), provenientes de Japón y que han capturado la imaginación de grandes y chicos durante décadas. En Pacific Rim vemos cómo una falla localizada en el fondo del océano deja aflorar varias criaturas de colosal tamaño (denominadas precisamente kaijus), y cuyo hobby consiste en pisotear ciudades enteras. Durante años el hombre construyó máquinas llamadas Jaegers para combatir cuerpo a cuerpo contra ellas, pero su costo y la escasez de buenos resultados deriva en que sean reemplazadas por un muro protector gigantesco. La aparición de monstruos cada vez más poderosos volverá a ponerlas en el centro de la acción.

Escalas

Como ya dije, no debemos ponernos detallistas con el argumento. Simpleza, clichés y personajes estereotipados a granel (salvo el de Ron Perlman que merece película propia) forman parte del cóctel. Nada de esto influirá en mi nota final, porque a diferencia de Man of Steel, el director deja siempre en claro que sus pretensiones fueron las de divertir a la audiencia, ni más ni menos.


 Los buenos

Y vaya si lo consigue. Como fanático del cine japonés que es, nos regala imágenes nunca antes vistas en este tipo de films, con impresionantes batallas cuerpo a cuerpo entre los jaegers y una variedad de criaturas alucinantes.

Una escena que me hubiese gustado ver

Solo algunas cuestiones impidieron que la experiencia fuera perfecta. Por un lado todas las batallas son en escenarios nocturnos. Debería haber incorporado escenas diurnas; es algo que personalmente aprecio porque aumenta el nivel de disfrute de los detalles. La oscuridad del film contribuye a que los primeros planos de algunos combates, sobre todo en el último, sean muy confusos. El monstruo del final además no está a la altura de los demás, ya que no logra crear la sensación de amenaza que el clímax merecía. Y por último, segmentos de la primera mitad con mucho diálogo lograron aburrirme, pero solo un poco.


Excelente gráfico con las influencias de jaegers y kaijus. Clic para ampliar. 



El resto convierte a Pacific Rim en una magnífica película de “monstruos”, plagada de efectos especiales alucinantes y con un 3D que justifica pagar el sobreprecio de la entrada. 


¡ASÍ SÍ!: La película que todo fanático de los mechas y las películas de Godzilla esperaba ver.


¡ASÍ NO!: : Guión flojo, pero coherente con el de la mayoría de las películas en las que se inspira.



sábado, 27 de julio de 2013

Sábados con la neurona: Gandahar (1987) Subtitulada

Lo sé, tengo el blog un poco descuidado, pero ya hay muchas cosas preparadas para publicar, sobre todo comentarios de los últimos estrenos. Paciencia, esta semana trataré de normalizar la frecuencia de posteos. Por ahora les dejo este clásico de la animación fantacientífica. Una película de René Laloux, el mismo director de LA PLANETE SAUVAGE (PLANETA SALVAJE) de 1973. Para la realización de esta película contó con la colaboración en el guión de Philippe Caza, el prestigioso historietista francés. Dos años de producción concluyeron en esta historia de un humano enamorado de una extraterrestre de color azul (¿alguien dijo Avatar?'). Pero allí se acaban las coincidencias. Los dos deberán enfrentar a un ejército de robots que amenazan con asolar el lejano y surrealista planeta.



sábado, 20 de julio de 2013

Sábados con la neurona: Piraña 3DD (Piranha 3DD, 2012)

Segunda parte de una de las películas más ridiculamente divertidas de los últimos años, y que puede disfrutarse perfectamente sin haber visto la primera. Gore y comedia se unen para contar la historia de unas pirañas prehistóricas invadiendo un parque con piletas, regenteado por un empresario inescrupuloso. Atención a los famosos que aparecen por allí, y cuyos nombres no revelaré para que la sorpresa sea total.




viernes, 19 de julio de 2013

Édouard Riou: Viaje al Centro de la Tierra (1867)

Édouard Riou (02 de diciembre 1833 Saint-Servan, Ille-et-Vilaine - 27 de enero de París de 1900) fue un pintor francés, y tambien el ilustrador más conocido de los libros de Jules Verne. Riou fue discípulo de Charles-François Daubigny y Gustave Doré. "Antes y después de su asociación con Hetzel, Riou se especializó en la pintura de paisajes y piezas conmemorativas (la apertura del Canal de Suez, el matrimonio de la hija del zar de Rusia, etc.)" Edmondo Marcucci escribió: "Los dibujos de Riou son ricos con la luz, y los rasgos de sus personajes tienen una expresión vigorosa. Riou logra adaptarse artísticamente a la reproducción realista de los muchos lugares fantásticos de la geografía ficticia Verniana: las nieblas y las masa de hielo glacial, las sombras del interior de la corteza terrestre, las playas desiertas e infinitas, y las vastas estensiones de agua y su movimiento ... Todo está ordenado y sugerente en el trabajo de Riou, cuyo estilo podría haber sido catalogado como 'realismo romántico' ... Ron Miller ha dicho:" Creo que su obra estilísticamente abarca la transición entre los ilustradores de principios del siglo 19 y las de la segunda mitad, cuando la profesión de los ilustradores profesionales se estableció.

 Su colaboración con Julio Verne comenzó en el año 1865 con la publicación de "Cinco semanas en globo", y continuó con los siguientes libros (en colaboración con otros artistas):  Las aventuras del Capitán Hatteras (1866), Viaje al Centro de la Tierra (1867), Los Hijos del Capitán Grant (1868), 20.000 Leguas de Viaje Submarino (1871), y El Chancellor (1875).
























lunes, 15 de julio de 2013

Fantaciencia 1

Hace un tiempo les hablé de una colección publicada en la década del 80 llamada "Fantaciencia" y dedicada a la ciencia ficción. En esa entrada compartí el póster central del primer número. Pues bien, hoy les dejo el escaneo de dicho fascículo, dedicado a las naves espaciales según la visión de los escritores clásicos del género. Un material de colección único. (Clic derecho sobre la imagen y descargar para verla en tamaño real desde su computadora).


















martes, 9 de julio de 2013

La vida en el Sistema Solar según Frank R. Paul.

Frank Rudolph Paul (1884-1964) fue uno de los más grandes ilustradores de revistas pulp de los años 30 y 40.  Habitualmente firmaba como Paul, y sus portadas para las revistas Amazing Stories o Science Wonder Stories son obras de desbordante imaginación galáctica.

En esta galería podemos apreciar la forma en que imaginó la vida en los planetas del sistema solar (cuando Plutón aun era uno del grupo), mundos habitados por fantásticas criaturas de cuidada verosimilitud científica, y cubiertos de impactantes ciudades ultramodernas.

Un ilustrador fundamental que con su arte influenció a los grandes autores de la ciencia ficción.