miércoles, 30 de septiembre de 2009

Insect Lab

Mike Libby es un artista estadounidense multidisciplinar que manifiesta su creatividad en esculturas, pinturas y collages. Pero desde hace 8 años viene realizando un trabajo extraño, magnífico: el insect lab.

La idea consiste en tomar insectos de considerable tamaño recolectados a lo largo de todo el mundo (Africa, China, Nueva Guinea, Brasil, etc), e injertarles piezas de tecnología, principalmente partes de relojes antiguos. Las criaturas resultantes parecen hermanitas del escarabajo mostrado en El Festín Desnudo, de David Cronenberg.

Libélulas, mariposas, arácnidos y escarabajos son algunos de los bichitos seleccionados para armar una exhibición que se destaca por su originalidad y alta calidad.













Enlace al sitio oficial, donde encontrarán más imágenes, la biografía del artista, e información sobre cómo comprar algunas de estas piezas. Gracias a María por el dato, y no dejen de visitar Versión Subjetiva.

Insect Lab

lunes, 28 de septiembre de 2009

Portadas de: Revista Eerie (parte 3)

Más Eerie para los amantes de las buenas ilustraciones. Al final les dejo algunos números en inglés para descargar por rapiyer (es lo que hay). Están en formato cbr (requieren instalar Gonvisor).










Clic en las imágenes para ampliarlas.

Núm 21
Núm 24
Núm 25
Núm 26
Núm 27
Núm 28
Núm 29

domingo, 27 de septiembre de 2009

TTZ: Los monstruos están en la calle Maple

The Twilight Zone (La Dimensión Desconocida en latinoamérica/ La Cuarta Dimensión en España) fue una serie estadounidense producida por la cadena CBS, y que marcó un antes y un después en la historia del género fantástico en la televisión. Se emitió entre el año 1959 y 1964, contabilizando un total de 156 episodios.

Cada uno recreaba una historia enmarcada en los géneros de la ciencia ficción, la fantasía o el terror, y eran presentados por el creador de la serie y escritor de muchos de sus guiones: Rod Serling.

La idea de esta nueva sección consiste en acercarles a los nostálgicos y a las nuevas generaciones los mejores capítulos que puedan conseguirse en TuTubo.

The Monsters are Due on Maple Street fue el número 22 de la primer temporada, y uno de mis favoritos. Se emitió el 4 de marzo de 1960 y reflejaba con audacia la paranoia anticomunista que envenenaba a los EEUU por aquella época, y que calza perfecto, con mínimas diferencias, en este presente de terrorismo latente. Pregúntenselo sinó a los familiares de Jean Charles de Menezes. La escribió el propio Rod Serling, la dirigió Ron Winston, y la protagonizó Claude Akins, más conocido como Sheriff Lobo.





viernes, 25 de septiembre de 2009

Momentos Imborrables: It (1990)

La naturaleza macabra de los payasos viene siendo explotada en el cine desde hace mucho tiempo. Pero si hablamos con las generaciones más jóvenes, la mayoría responderá que si empezaron a temerle a esas criaturas, ha sido por culpa de Pennywise.

It adaptaba en forma de miniserie la mejor, para mí, novela de Stephen King. Y lo hacía correctamente hasta la mitad del rodaje. Lamentablemente la segunda parte se tomaba demasiadas libertades y acababa tergiversando el universo planteado en el libro, metiendo una araña de goma donde debería haber una criatura ominosa al mejor estilo Lovecraft.

Esta es una selección de las mejores escenas del payaso malvado dobladas al español. ¿Quién diría que detrás de ese maquillaje blanco y esa nariz colorada estaba Tim Curry, el travesti protagonista de The Rocky Horror Picture Show?

jueves, 24 de septiembre de 2009

En Telecom leen Neurona Muerta

Aparentemente es así. Salvo que el azar haya metido la cola, pues a casi dos horas de publicado el comentario anterior, ¡volví a tener línea telefónica, y por consiguiente, internet! Fue casi una semana de dolorosa abstinencia y de hacer magia con mis responsabilidades para estar presente en mi casa y esperarlos.

Lo gracioso es que solucionaron el problema sin necesidad de atenderlos. Nunca los ví. No me quejo de esto, pero...

¿¿¿6 días????....

Figuritas: Basuritas (sobre 10)

Casi una semana sin internet (entre otros problemas), y mi paciencia está al borde. Gracias, muchachos de Telecom Santa Fe, mis peores maldiciones son por el momento para ustedes. No obstante, seguidores de este blog, para el lunes normalizaré la frecuencia de publicación. Ya hice gestiones para acceder a una computadora ajena si es que, como preveo, estos tipos siguen ignorándome. Hoy les traigo la penúltima entrega de estas figus magistrales. Pero ojo, que hará sorpresas. Hagan clic sobre ellas para ampliarlas.










martes, 22 de septiembre de 2009

Animados: Minúsculo (2006)


Perdón por la demora, pero el caos ha caído sobre mi vida. Entre otras cosas me he quedado sin línea telefónica, y por lo tanto sin internet, y hasta que telecom se digne a atender mi reclamo pueden pasar infinidad de días. Por eso podrán notar una disminución en la cantidad de entradas. Espero que sea por poco tiempo.

Hoy les traigo unos cortos de origen francés producidos por la empresa Futurikon en el 2006. Minuscule narra divertidas aventuras de unos insectos creados por CGI sobre escenarios reales. Disney, que no soporta ver que otros hagan mejores cosas, terminó comprando los derechos y ahora la distribuye como quiere (recordemos el caso Miyazaki).

Son más de 70 episodios de 5 minutos de duración, con graciosísimas historias y un trabajo de sonido excepcional.

Algunos ejemplos elegidos al azar:

Narciso

A toda marcha

Una tarde de mosquito

Una historia de amor


Enlaces interesantes:
Sitio oficial
Futurikon
Taringa

viernes, 18 de septiembre de 2009

Psychoville (2009)

Es una pena que entre tanto Lost, Amas de casa desesperadas y CSI, las producciones inglesas para TV no tengan el espacio que se merecen en la televisión local. Nos estamos perdiendo de disfrutar una forma de hacer series que toma distancia del típico efectismo estadounidense, que utiliza otros tiempos narrativos, y que tiñe cada situación de un humor sutil, oscuro, especial.

Life on Mars, The Office (ambas con versión propia en USA), Primeval (en su primer temporada), o Merlin, sólo por mencionar algunas de las más recientes, son un muestrario de lo bien que están trabajando en el Reino Unido. La receta parece ser efectiva: combinar buenas ideas con un poco de riesgo, la corta duración (no más de 13 capítulos), y presupuestos que no quieran tapar la historia.

Psychoville cumple con todo esto y se convierte en una de las agradables sorpresas de esta temporada. Emitida por la BBC, la serie consta de sólo siete capítulos de media hora de duración. Breve, concisa, sin minutos de más.

No te dejes engañar: esta graciosa señora puede convertirse en tu peor pesadilla

El programa es creación de Steve Pemberton y Reece Shearsmith, que también forman parte del elenco y que venían de producir otra serie de relativo éxito (The League of Gentlemen´s). Curiosamente, Psychoville es el nombre que le dieron en Japón a The League…, y que los autores terminaron adoptando como título definitivo.

El enano que se creía ratón bajo los efectos anestésicos del gruyere

La historia se centra en los ¿dramas? de seis personajes poco normales y con un pasado en común que se revela con el correr de los capítulos.

Robert Greenspan: un enano que actúa en una obra de Blancanieves y que se enamora de la protagonista. Posee poderes psíquicos que estallan –literalmente- cuando se enoja.

Oscar Lomax: un millonario ciego que busca completar su colección de peluches. Sólo le falta Snappy, el cocodrilo, pero para conseguirlo deberá lidiar con las hermanas Crabtree, dos siamesas obesas y adictas a Ebay.

Mr Jelly: la versión en carne y hueso de Krusty. Es un payaso que perdió una mano y al que un competidor de nombre Mr. Jolly le robó la carrera. Ahora anima cumpleaños asustando a niños y padres con sus depresiones y mal carácter.

Joy Aston: una simpática partera que pierde la compostura cuando maltratan a su muñeco de práctica. Lo cuida como a un bebé real, y cree que en cualquier momento se convertirá en una criatura de carne y hueso.

Maureen y David Sowerbutts: Madre e hijo, interpretados por los creadores de la serie, conocedores de la vida y obra de todos los asesinos seriales que habitaron este mundo.


El vínculo entre ellos lo establecerá un misterioso personaje vestido de negro, y que les hace llegar a cada uno una carta con tintes extorsivos: “Sé lo que hiciste” reza un texto manuscrito que descoloca a los protagonistas y genera más de una confusión.

Aunque los capítulos iniciales puedan generar extrañeza en el espectador – ¡hay que sintonizar con historias tan extremas! – ya al final del segundo la serie toma ritmo y todo se torna divertido, siniestramente divertido. Justamente en el humor negro y el absurdo está el potencial del show, características explotadas aquí con el envidiable talento que poseen los ingleses.

El payaso plin plin te arrancará la nariz...

Hay momentos memorables que sorprenden. Entre ellos, la secuencia que relata cómo Mr. Jelly perdió la mano, o la lucha que Lomax y las siamesas disputan tomando a Ebay como campo de batalla, o el ataque que Joy sufre por parte de su bebito de juguete.

El mejor secreto de un ciego que no tuvo infancia

Pero por sobre éstas está la historia del capítulo cuatro, y que abarca todo el episodio. Tiene como protagonistas exclusivos a Maureen y David, y resulta un homenaje que los autores quisieron hacerle al maestro del suspenso, Alfred Hitchcock. Tomando como base el film “Rope” (La soga, o Festín diabólico), arman un paso de comedia negra magistral, casi como una pequeña pieza teatral (la acción transcurre íntegramente en un departamento) pero dándole el toque cinematográfico que ofrece el hábil uso de la cámara. Que no se queda quieta, que no deja de filmar, desplegando un enorme plano secuencia calculado con precisión, aunque por ahí pueda entreverse algún corte muy bien disimulado (primer plano a la tapa del arcón cuando se abre) pero que no afecta en absoluto el resultado final.

David y Maureen arriba, Steve y Reece abajo. Sin maquillaje.

Lamentablemente la suma de las partes no es tan buena como cada una por separado. Cuando en el último capítulo los personajes se enfrentan a la resolución del enigma, las poderosas individualidades se debilitan. La situación planteada no está mal, pero no alcanza los niveles de “bizarrez” del resto de los capítulos. Hay sorpresas por partida doble, un clímax relativamente convencional, y una promesa de reencontrarnos con esta banda de desquiciados el año que viene.



¡ASÍ SÍ!: Por suerte hay gente que no perdió las ganas de romper moldes.


¡ASÍ NO!:Un final que dejará sin uñas y sin dedos a los más ansiosos. Algún que otro personaje podría estar mejor explotado.