sábado, 14 de junio de 2008

Las crónicas de Spiderwick (The Spiderwick Chronicles) 2008


Aprovechando la moda de películas fantásticas como Narnia, Harry Potter y la ya antigua El señor de los Anillos, surge este producto basado en una saga del género. La historia compila los acontecimientos de los 5 libros que componen la serie "THE SPIDERWICK CHRONICLES", escritos por Tony DiTerlizzi y Holly Black.

La familia Grace (compuesta por los hermanos gemelos Jared y Simon, su hermana Mallory y la madre de los tres) se muda desde New York a una antigua casa abandonada propiedad de Arthur Spiderwick, tío bisabuelo de los niños y que desapareció muchos años atrás. El lugar oculta un libro escrito por éste, y que revela la existencia de criaturas mágicas y encantamientos que, en malas manos, pueden causar muerte y destrucción. Jared descubre el libro, y al leerlo despierta la maldad del ogro Mulgarath, que junto a sus secuaces hará lo imposible por adueñarse de todos sus conocimientos.

A ver...cuando de historias con seres mágicos se trata (ogros, elfos, hadas, etc), uno espera que se exploten los atributos fantásticos de cada uno de ellos. También que haya un equilibrio entre lo que se muestra de ambos "bandos" (los buenos y los malos, se entiende) para contribuir al clima de cuento de hadas. En esta película apenas conocemos algo de los "buenos", todo se centra en mostrar a los desagradables soldados del ogro haciendo de las suyas. Por momentos parece que estuviéramos ante una más de esas películas ochenteras de "monstruitos más o menos simpáticos atacando a familia disfuncional". Ejemplos hay muchos: The Gate (1987), Critters y sus secuelas (1986), Gremlins (1984). Si hasta hay una secuencia en el interior de la casa que homenajea(?) a ésta última (¿habrá sido esa la intención?).

A pesar de todo esto hay que destacar que los diseños de las criaturas son de lo mejor que he visto en este tipo de películas: las hadas no son niñas o mujeres disfrazadas, y los trasgos tienen algo de El Jardin de las Delicias.

¿Campanita?... Es una Fiona Tirap*dos...

Freddie Highmore, a quien vimos en "Finding Neverland" (2004), "Charlie y la fábrica de chocolate" (2005) y "Arthur y los Minimoys" (2006), hace un doble papel magnífico como Jared y Simon, diferenciando las personalidades de cada uno al punto de pensar que son dos actores distintos. La interacción de ambos sin que se note el efecto especial contribuye aún más a lograr esta sensación. El resto de los actores cumple con su parte correctamente (¿quieren saber cómo le cayeron los años a Andrew McCarthy, el protagonista de "Mannequin" (1987)?, jeje. Por otro lado, Nick Nolte está hecho bolsa).

Vale como un entretenimiento medianamente divertido. Podría haber estado más buena.

Lo mejor: El diseño de las criaturas. ¡Premio para Freddie Highmore ya!

Lo peor: Le falta el encanto de los cuentos de hadas.